Archivo de la categoria: ‘Ultrafondo’

Diario de un ultrafondista (con perdón) V.

lunes, 4 de mayo de 2009

Hola amigos, muy buenas.

Quedan ya solo doce días para los 101 de Ronda, la madre de todas las carreras, la prueba que hace meses hubiese definido como “el gran reto de la temporada”, o algo parecido. A estas alturas ya ni tengo claro que yo tenga “temporada”, ni “gran reto” ni nada que se le parezca. Pero bueno, como quiera que el amigo Hoffman -él sí, el sí que sí, él se va a salir este año- me pide que le cuente cómo llevo las cosas, que mi entrenador pasa de vez en cuando y se informa de mis incumplimientos, como, en definitiva, habiendo llegado hasta aquí (con el diario, quiero decir), por un par de semanas que quedan no lo vamos a estropear , os cuento:

 Tras Sables, veintitrés días, veintitrés, completamente parado. Sin correr, ni andar, ni nada parecido ni un metro ni medio. Cojo, curando la p.herida que se me hizo, comiendo, bebiendo, celebrando, en fin…

La semana pasada ya salió un poco mejor: el lunes un rodajito playero de media hora, o, para ser exactos, 15´+ 15´con descanso en medio. En la grata compañía de Coppi, Josep1 y “Ron”. Me sirvió para confirmar mi penoso estado de forma. Martes a jueves, más descanso. Viernes, sábado y domingo, Macrofondo.

 ¿Macro…qué?

 Macrofondo. La Macrofondo de la Comunidad Valenciana, 25ª Edición, este año Navajas-Segorbe-Alcublas-Villar-Casinos-Pedralba-Villamarchante-Valencia, 133km. en tres etapas (37+47+49).

De los cuales, el viernes hice únicamente 1h.50´, la primera hora corriendo, como pude, con el grupo de cola, hasta que me reventaron, los restantes 50´de paseo, en atrancada subidita hacia la Cueva Santa. Unos 12-13km., calculo. Y a la furgoneta a leer la prensa. El sábado fué mi mejor día. Salí solo, a mi aire, un rato antes que el grupo y pegando un buen recorte al itinerario oficial. En 3h.18´hice 28km. muy interesantes, la primera hora corriendo el 80% del tiempo -ocho minutos de cada diez-, la segunda el 70%, la tercera el 50% y los últimos 18´trotando un poco cuando me apetecía. Muy bien. Ayer, domingo, me planté con un taxi en Villamarchante, a 32km. de meta y desde ahí me organicé para, siempre en solitario, llegar lo menos perjudicado posible. Sin mirar el reloj, trotando un poco cuando me apetecía, trotecillos cortos, de como mucho doscientos metros, el resto del tiempo andando. Me recorrí todo el Parque Natural del Turia, precioso, por cierto, 32 km. en 5h.30´.

Al final casi once horas por el mundo en tres días, unos 75km., calculo a ojo de buen cubero, una razonable ayudita física y, sobre todo, psicológica, para Ronda.

Algún año de estos, por cierto, habría que llegar a la Macrofondo en condiciones. Joder, es una pena no poder ir con el grupo, precisamente con ese grupo, historia viva del atletismo popular valenciano, tipos duros, míticos, legendarios que, sin darse ninguna coba se juntan año tras año para darse un rulo de ciento y pico kilómetros por los parajes más bonitos de la Comunidad por el mero placer de hacerlo, sin medallitas, sin ruido, sin publicidad, casi clandestinamente.

La comida de ayer, por cierto, en la que se homenajeó como se merecen a los veintitrés pioneros, los que corrieron hace 25 años la primera edición, gratísima, entrañable, emocionante. El maestro Toni Lastra contando anécdotas de entonces, la gente muy a gusto, abrazos, lagrimitas, recuerdos para los que se fueron para siempre, fotos, regalos, che, una gozada.

Que en el fin de semana he cogido un poquito de peso es sólo relativamente noticia. Juntándome con semejante banda, qué otra cosa podía esperar.

Agradecidos, ilusionados saludos.

3 Comentario

Categoria: General, Ultrafondo | Tags:

Sables 2009. Paella-coloquio, 06.06.09, Denia.

lunes, 27 de abril de 2009

Hola amigos, muy buenas.

Cada vez que durante el año pasado me llegaba información sobre una “charla-coloquio” sobre MDS, siempre a las tantas de la tarde/noche, siempre en “Deportes no-sé-qué”, cada vez, insisto, pensaba que si alguna vez convocaba algo similar sería a otras horas y con otros planteamientos. Ha llegado el momento.

El domingo 7 de junio, D.m., celebraremos una PAELLA-COLOQIO SOBRE MARATHON DES SABLES en Denia, en casa.

Asistentes: a) Unos cuantos MDS finisher, cosecha 2009. Espero que seremos bastantes, invitados estais todos, obviamente, cuantos más seamos, mejor.

b) Cualquiera a quien el tema le interese mínimamente. Entiéndase por “el tema” lo que cada uno prefiera, Sables, paella, coloquio o, incluso, gintonic, balsa de riego, amiguetes, fiesta, che, lo que sea.

c) maridos, esposas, hijos, novias, amantes, sobrinos, compañeros del alma, compañeros y allegados varios de los anteriores.

Compartiremos fotos, algún video, anécdotas, risas, nos reencontraremos, lo pasaremos bien.  Seguro.

Requisitos de asistencia: Los del grupo a), o sea, los ponentes, camiseta de finisher y medalla. Todos, buen rollo, ganas de pasar un día de fiesta juntos, resolver algunas dudas a los interesados y, de paso, ir firmando compromisos en manteles de papel, que el futuro ya está ahí.

Como Mar y yo vamos a correr con todos los gastos, lo que, por supuesto,  hacemos muy a gusto, a cambio os pediremos que ingreseis un donativo mínimo de 15.-€ por asistente en la cuenta de CAJA BURGOS 2018-0099-22-3000002106. Es la cuenta cte. de la Asociación Autismo Burgos, para la que mi amigo Emilio Comunero ha venido recaudando fondos. Vamos a darle, entre todos, el penúltimo empujoncito al proyecto.

Más cosas:

Ya que venís, aprovecharemos el fin de semana. El sábado 06.06.09, o sea, la víspera, se celebra el triatlón de Denia. Si de auqí a entonces recupero los manguitos y la bici igual me hago el ánimo, si no, al menos, animaremos a los que participen como se merecen. Sábado tarde, siesta, paseito por las Rotas, junto al mar, cervecitas en Helios, disfrutando de una puesta de sol impresionante. Cena por ahí, ya veremos donde.
Domingo, prontito, senderismo, subida al Montgó. Disfrutaremos de las vistas, espectaculares, cada uno se come su liofilizado de lo que lleve y bajamos a casa para ir preparando sillas, pantallas, leñas, barra, paella, barril de cerveza y demás infraestructuras para recibir a los que vayan llegando.

Imprescindible (además de lo ya comentado del proyecto solidario de Emilio) confirmar asistencia, bien aquí mismo, bien por correo a jlortiz@soloabogados.es

Si vais a querer que os reserve alojamiento, puedo bloquear algunas habitaciones en Hotel Los Ángeles, francamente recomendable, encima de la arena de la playa, a un tiro de piedra de mi casa. Eso sí, son fechas delicadas, esto sí habría que saberlo lo antes posible. El resto da más igual.

Nostálgicos, agradecidos, ilusionados saludos.

4 Comentario

Categoria: General, Ultrafondo | Tags:

Sables 2009 en el recuerdo. A vuelapluma.

viernes, 17 de abril de 2009

 

Hola amigos, muy buenas.

Supongo que uno de los compromisos que uno adquiere cuando se apunta a Sables y se tira meses hablando del tema en blogs, foros y demás cibergaritos es tratar de redactar a su regreso una crónica más o menos coherente. No os hagais muchas ilusiones. Han pasado ya casi dos semanas, ando de cabeza con trabajo, Presidencia de la Falla (gracias de nuevo por la confianza, amigos de J.J. Dómine-Port), directiva de Correcaminos (más gracias), crisis, subcrisis, precrisis, postcrisis, Denia, familia, comidas, cenas y demás rutinas varias y, la verdad, no encuentro el momento de escribir algo mínimamente presentable.

Pero vaya, cuatro cositas, cuatro tonterías según salgan, supongo que sí habrá que contar. Las cuatro ideas que todavía pululen con fuerza por ahí arriba. Veamos que sale:

 Por delante, en corto y por derecho y para que no haya dudas. Entérate de qué día se abren las inscripciones y no lo dudes. Apúntate. Será una de las mejores cosas que hagas en tu vida. Déjate de rollos, de complejos, de prejuicios, de chorradas y hazlo. Disfrutarás como un enano, infinitamente más de lo que tu imaginación te permita creer ahora. Olvida cualquier idea sobre capacidad, entrenamientos necesarios, dureza, etc., estereotipos absurdos sin mayor fundamento, e inscribete. Es una aventura única, una experiencia vital indescriptible, un conjunto de emociones, sensaciones, placeres y sentimientos a flor de piel de una intensidad como jamás habrás conocido. Y ni que decir tiene que está a tu alcance, como al de cualquiera que quiera vivirla. La duda, sencillamente, ofende.

 Que no lo ves claro, que prefieres seguir pensando que es muy dura, que hay que machacarse a entrenar, que es para cuatro privilegiados, que hay que ser poco menos que un superdotado, pues nada, chico, chica, tu mismo, tu misma, a seguir en la monotonía, en la ciudad, en la rutina, total, es sólo cuestión de unos años, luego todos calvos.

 Dicho lo cual, trataremos de ser un poco menos apasionados y buscar algún recuerdillo que contar de manera más o menos objetiva. Veamos, de nuevo:

 Los meses previos: Siempre digo que las carreras, cuanto más largas, más se fundamentan en tres pilares básicos, a saber, a) confianza en uno mismo, determinación, decisión, “cabeza” en el sentido de cabeza “caliente”, ese puntito de cabezonería, b) entrenamiento moderado, normalmente suelo establecer como suficiente para terminar dignamente, sin más pretensiones, entre un 30 y un 40% de lo que haya entrenado (sobreentrenado, en la mayoría de casos) la media de los que están en la salida y, c) no hacer tonterías el día de la prueba, no cagarla, con perdón, mucho análisis, mucho pensar en carrera, mucha decisión correcta, “cabeza fría”, para entendernos. En este ocasión  a) y c) me han llevado a meta, sobre el punto b) casi que mejor corremos un tupido velo.

Los días previos: Volamos jueves, Madrid, Casablanca, Ourzuazate. El viernes se suponía que nos llevaban al campamento para el domingo empezar la carrera pero, como ya sabreis, las lluvias torrenciales e inundaciones complicaron un poco las cosas. La organización (¡¡¡chapeau!!! una y mil veces me quito el sombrero) nos realojó sobre la marcha, como pudo,  en Erfoud, un pueblito lindo, en el oasis de Tafilanet al que antes o después habrá que volver con la family. Hubo que reorganizarlo todo y  suspender la primera etapa. Para algunos supuso nervios, incertidumbres, angustias. Yo, que en el fondo iba a lo que iba (vivencias, relaciones humanas, aventura, camiseta de finisher para lucir por el río, medallita de finisher para la vitrina y poco más), feliz y contento. Por mi como si querían suspender alguna más. En el pueblito ese se estaba de lujo, paseos, barbería, masajes, magias callejeras, magias en el hotel, magias varias, compras, cervezas (muchas), buenas cenas esponsorizadas por Charcutería Manglano y demás buenos ratos me compensaban, con creces, de las cancelaciones de etapas que viniesen. Ah, y la compañía de un nanete, de unos trece años, al que pronto todos bautizaron como “El Secretario de Pepo”. Un crío que doce días después sigo sin poder quitarme de la cabeza. Como detalle baste indicar que el último día, el de la etapa maratón, se cogió la bici, ya imaginareis que no una Cervelo último modelo, y se cascó 30km. por el desierto, más otros tantos de vuelta a su casa, sólo para ponerse a dos kilómetros de meta a esperarme, verme pasar y darme ánimos. El día que, sin conocerme de nada,  alguien me sonría así en nuestro supuesto “mundo civilizado” fliparé. Entre tanto seguiré soñando, cada vez que cierre los ojos, con una mirada limpia, dulce, agradecida,  como pocas veces he conocido. ¿Que no estás preparado para Sables, dices? Tú mismo, tranquilo, tú mismo, no te agobies.

Os cuento un poco la carrera, por llamarle de algún modo, sólo para entendernos: La salida con el ambientazo de las grandísimas ocasiones, emoción a flor de piel, tensión, nervios, adrenalina, helicóptero, siempre el helicóptero, amigos, miraditas, miradas, abrazos, empujones, puñetazos con energías, palmadas, la sensación de que algo grandioso está empezando. Al fondo, a tres kilómetros, las dunas de Merzouga, majestuosas, doradas, impresionantes, como un decorado de película, se alzan brillantes, impolutas, eternas, sobre la desértica inmensidad, como una barrera entre un cielo azul soñado y el oscuro y meláncólico pedregal. Hacia ellas nos dirigimos, como si al llegar allí fuese a descubrise ante nosotros un pasadizo secreto de las mil y una noches, un sésamo deportivo, algo que nos evite darnos de bruces con su inmensidad. En seguida que llegas te das cuenta de que no es para tanto. En cuanto te quieres dar cuenta estás dentro, en un inmenso mar de dunas que suben y bajan, en una inmensidad ocre, cobriza, de un color irreal, indescriptible, de una belleza extrema, el sitio más bonito que he conocide en mi vida, flipas de estar allí, qué son siete kilómetros, ocho, diez, por mi como si me quieren tener aquí de por vida. Es un belleza salvaje, tan impresionante que su contemplación produce casi dolor físico, no puede ser real, es acojonante. Ni que decir tiene que eres feliz. Al rato descubres el “dunning”. O sea, el salirte de la fila, de la interminable procesionaria de las arenas, de la aborregada hilera y perderte a tu aire, buscando arenas vírgenes, sitios no pisados por nadie. Vas dos o trescientos metros alejado del resto, en la misma dirección, sí, pero a tu bola. Quizá haces algunos metros de más, puede que en algún sitio no tengas “la escalerita” que han formado las pisadas de los de delante, pero amigo, la sensación de libertad, la plenitud de mirar a un lado y sentirte el dueño del desierto, el jefe de las dunas, el rey del mundo, no ver a nadie, saber que eres libre, sentirte poderoso, ver al fondo el reflejo del sol, recordar las novelas de tu niñez, estar tú, allí, ahora, protagonizando lo que tantas veces soñaste, joder, quién quiere escaleritas en esos momentos.  No soy quien para dar consejos, claro que no, pero si vas, que irás, a Sables, acuerdate de Pepo en las dunas y salte de la fila. “Dunning” forverer.

El segundo día, como el anterior, precioso. Yo nuevo, entero, ni una molestia, ni un problema ni medio, sobrado. De hecho a falta de 500m. para la llegada (km.35) me regalo media horita extra de dunning por mi cuenta, por el placer de perderme de nuevo. En esos momentos tengo clarísimo como empezará mi crónica, si es que llego a escribirla, “MDS, una mariconada…”.

 Los siguientes días, sin embargo, me pondrán en mi sitio. Me recordarán que cuando todo el mundo dice que “Sables no es Bambi”, por algo será, me harán sufrir algún ratito, me harán valorar mucho más la medallita.

El tercer día es la etapa larga, 91km. He decidido hacerla en dos días, el primero haremos 64, el segundo los 27 restantes. Hasta el voy 40 más o menos bien. Con viento fuerte de cara, Sur, todo el tiempo, buff hasta las cejas, cara tapada, arena por todas partes, pedregales interminables, pero todo bien. Haciendo el jueguecito del pañuelo a cada niño que sale al camino (de mi clasificación final podeis quitar no menos de una hora u hora y media empleada en magias varias, si es que eso os interesa). Del 40 al PC del 50 me cuesta un mundo, de hecho la batalla mental conmigo mismo es de época, dudo si pararme a descansar en el 50 o seguir, me cuesta horrrores, tengo que emplear mis mejores trucos de campaña, mis mejores recursos mentales, dialécticos, pero por fin, tras regalarme la mejor cena posible, tirando mano de todo lo bueno que quedaba en mi mochila -magret de pato, patatitas parisienne, quesos, turrones variados- cuando a las 22:00h. supero la tentación de quedarme, que hubiese supuesto, seguro, el fin, y continúo hacia el planificado km. 64 sé que Sables es mía. La lucha ha valido la pena. Salgo crecido. Los 14km. me cuestan cuatro horas y media, dunning nocturno a traición, Jebel-de-su-puta-madre, más dunas, el frontal que no alumbra un mierda, reventaito voy, pero sé que Sables es mía.

En el 64 duermo de 2:30 a 6:00 al raso, bajo las estrellas, yo solito, fuera del CheckPoint. Me meto en mi saco, por techo las estrellas, allí la Osa Mayor, su carro, allá la Polar, Mar me enseñó a buscarla, qué será de ella, ¡cuánto la quiero!, dónde está Casiopea, joder, no la encuentro, poco a poco me quedo dormido. Feliz, inmensamente feliz.

Pesadilla de que las zapatillas, con el viento se han volado, uff., menos mal que solo ha sido un mal sueño, las meto en la mochila y sigo durmiendo. Mañana será otro día.

Me levanto, quedan 27km. Los pies, a estas alturas, van ya hechos un Cristo. El cansancio acumulado se deja sentir. Pero vamos adelante, haciendo camino, que de eso se trata. Pensamientos positivos. Calor del de verdad, calor en serio, sin bromas. Pasamos un pequeño oasis. Tras él un inmenso lago seco. Nadie en kilómetros a la redonda, nadie por delante, nadie a los lados, nadie detrás. Calor, todo el del mundo. La boquita seca, hasta los mismísimos ya de sales, barritas, geles y demás basurilla. Repaso mentalmente, hemos visto oasis, dunas, pedregales, olido las más  intensas plantas aromáticas, nos hemos cruzado camellos, dromedarios, tuaregs, hemos dormido en jaimas, ¿qué nos falta para una visión completa del desierto? Hombre, un espejismo, de esos de los de los TBO´s de pequeños no vendría mal. Calor sí parece hacer el suficiente. Yo todavía no voy tan mal, no estoy delirando, pero vaya, nunca se sabe. Miraré con atención. Miro, me concentro, nada. En esas, de repente, oigo que me aplauden. Claramente, sin dúda, no es una imaginación, alguien me está aplaudiendo. Pero, joder, no puede ser, no hay nadie en kilómetros a la redonda, desde luego no delante, ni a los lados. Detrás tampoco. Además, si aguien viniese, que no puede ser, no se iba a poner a aplaudir. ¿Me estaré volviendo majara? ¿Existen los espejismos acústicos? Ahí os lo dejo, otro día contaré el final.

 Por fin, tras 27h. llego al Vivac. Como cada vez que llego, siempre el último, claro, los amigos se deshacen en felicitaciones, aplausos (estos de verdad) atenciones y demás. Un lujo. Gracias a todos.

Milagrosamente recupero mejor de lo esperado. Hasta tal punto que al día siguiente, en la salida de la última etapa, 42km., maratón, meto los bastones en la mochila. Es, como si dijéramos, una declaración de intenciones, vamos a correr un rato. Así lo hago, salgo corriendo y hasta el CP1, km. 12, alterno andar y correr, llego en 1h.50´, a pijo sacao. Como aquel que dice ni paro, cojo el agua y arreo. Del CP1 al CP2 me da la pájara de mi vida. Llego frito, con un golpe de calor de los de época. Sin fuerzas, no ya para andar, correr, moverme o seguir, no sin fuerzas para nada, ardiendo, completamente pasado de vueltas. No me entra ni agua ni comida, estoy al límite. Me acuerdo de Mar. Me ha recomendado mil veces “cabeza”, en el sentido de cabeza fría. Es su momento. Con ayuda de Nestor Bohigues, compañero del alma, amigo, gran tipo, que renuncia a seguir y se queda conmigo, para asistirme hasta que claramente ve que estoy mejor y le obligo a marchar, me meto en una haima. Postura del cadaver de yoga (se llama así, sí, ya sé, yo también pensé lo mismo, que tendría coña palmarla en esa posición), respiración yoguica, inspirando aire “fresquito”, sacando todo el calor con la respiración, poco a poco noto que me estabilizo. Me regalo una hora de siesta, en paz, en calma, estoy a 22km. de la meta, pero en lo que menos pienso ahora es en eso, necesito recuperarme, no por la medallita, no por la camiseta, no, por Mar que me pidió cabeza, por los niños, por mi mismo. Al cabo de una hora me incorporo y como todo el turrón que me queda, me sienta de lujo. Bien. Seguiremos, eso sí, con cabeza. Hasta el siguiente CP, km. 28, voy tranquilo, recitándome poesías, cantando, repitiéndome mantras “Finisher, finisher, finisher”, disfrutando de la sensación de ir viendo la cosa cada vez más clara. En el CP3 echo media horita más de siesta, ahora por puro placer, por gusto, por amarrar la medallita. Como he salido tan rápido, de tiempo voy más que sobrado. Cuando llegan los camelleros/escoba al control salgo yo, relajado, a encontrarme con el atardecer soñado, con los ocho o diez kilómetros más relajados de todo Sables, despacito, saboreando la puesta de sol, sintiendo que Mar está ahí al lado, cantandole canciones de amor, cada quince minutos una distinta, feliz, inmensamente feliz.

Al hacerse de noche, a falta de tres kilómetros, me pierdo un poco, las pilas nuevas no van, el frontal es una mierda, voy sin luz, en fin, nada importante, un poquito de adrenalina para compensar tanta ñoñez, cosas que pasan en Sables, ya dijimos que no era Bambi. Como puedo subo arriba de la última montaña y diviso, a lo lejos, el campamento, la meta, el final, la gloria. Bajo por un sitio que supongo que de día, con luz, no me atrevería y, poco a poco, muy poco a poco, voy dejando que las luces se me acerquen.

 Las sensaciones son muy similares a las de la alfombra de meta del IM, por una parte estás loco por llegar, por otra no quieres que se termine nunca, son momentos que desearías eternos. Qué coño, no es que tú los desearías, es que son eternos. ¿O, acaso, a alguno se nos van a olvidar mientras vivamos? Pedazo de alfombra, de arena, de dos kilómetros, media horita de alfombra. ¿Alguien da más?

Recojo los bastones, meto el ventral en la mochila, recompongo la figura, me siento el tío más importante sobre la faz de la tierra (ya os he dicho que sé que no es verdad, pero una cosa es serlo y otra no darte el capricho de, en ese momento, creertelo, que eso es gratis y no haces daño a nadie) y, satisfecho, relajado, a gusto, con una plenitud de espíritu dificil de transmitir, cruzo la meta y me cuelgan mi medallita soñada.

Los de Elche y sus mujeres, los de Pinto, los compañeros de Haima, un montón de amigos, me esperan, preocupados. Entre pájaras, siestas, poesías, relajación, pérdidas y demás, la etapa se ha ido por encima de las once horas y allí, hasta que llegue Pepo, la gente no se va a cenar. La ovación es de gala. Luego me cuentan que Jorge Aubeso (¿Hace falta que te cuente quién es Jorge en Sables, en el ultrafondo español, en las carreras de montaña, leyenda viva, historia del deporte de élite?) ha salido tres veces en una bici prestada a buscarme, que los kroketas (grandes tipos) e Ismael (primer llegado a meta en la etapa larga) han salido a por mi en contradirección. Gracias, amigos. 

 Mira, amable lector, si “solidaridad”, “altruismo”,”compañerismo”, “amistad”, “compartir” son para ti algo más que palabras vacias, no seas burro, apuntate a MDS. Disfrutarás como ni te imaginas. Si, por el contrario, “solidaridad”, “altruismo”, “compañerismo”, “amistad”, “compartir”, no te dicen nada, haz la Marathon des Sables. Puede que sea tu última oportunidad de cambiar tu vida.

 Agradecidos saludos.

22 Comentario

Categoria: General, Ultrafondo | Tags:

MDS 2009 Finisher.

martes, 7 de abril de 2009

Hola amigos, muy buenas.

La medallita de la Marathon des Sables ya luce, orgullosa, en la vitrina. Ha tenido su puntito la cosa, como dicen por alli, “Sables no es Bambi”. Pero vaya, nada que no pueda hacer exactamente cualquiera de vosotros, sin mayor problema.

G R A C I A S.

De todo corazón. Por los comentarios, los emails, las llamadas, por todo, por saber que por infinita que pareciese la distancia a recorrer, uno nunca estuvo solo por allí.

Hoy toca currar, y no poco. Mañana salgo de viaje, con la familia, a GranHada, a cenar en Casa Juanillo, disfrutando de la mejor vista de la Alhambra mientras se acerca poco a poco la procesión del Cristo de los Gitanos del Sacromonte.

La crónica, por tanto, se hará esperar unos días.

Orgullosos, agradecidos, ilusionados saludos.

6 Comentario

Categoria: General, Ultrafondo | Tags:

Diario de un ultrafondista (con perdón) V:

domingo, 22 de marzo de 2009

 

Hola amigos, muy buenas.

 El jueves, D.m., volaré a Marruecos, un par de días después (creo, la verdad es que no sé siquiera muy bien qué día empieza) tomaré la salida en la Maratón de Sables, una prueba por etapas, una semanita por el desierto, 250km. en régimen de autosuficiencia que me he planteado como primer entrenamiento “serio” para el gran objetivo de la temporada, los 101km. de Ronda, el 16 de mayo.

Me he regalado un pulsometro nuevo, un Polar normalito, entre feo y muy feo. No me lo quito ni para dormir, aunque me gustan mucho los relojes de pulsera y tengo algunos chulos que habitualmente suelo ir alternando, en las próximas semanas voy a ir a todas partes con éste, a ver si me sirve de recordatorio, me ayuda a mantenerme alejado de las tentaciones, del mal, del bien, de vicios y virtudes, de todo. En la pantalla principal, la de la hora, sale un recordatorio permanente del evento y de los días que faltan : “Ronda101. 55”, como diciendo “portate bien, hombre de Dios, portate bien, que son solo ocho semanitas”. Cincuenta y cinco días y yo con estos pelos, jodeeeeer.

Haremos como siempre, lo pasado pasado está, que pasó porque pasó, no tiene remedio. Vamos a tratar de centrarnos en lo que viene. Sables incluido, claro. La situación de partida, mi estado a día de hoy es el que es. Sin paliativos, manifiestamente mejorable. Aunque anoche me hice un test muy curioso que incorpora el nuevo pulsómetro y salió bien (consiste en tumbarte en la cama tranquilo y no hacer nada, él solito, al terminar te dice tu estado de forma, en mi caso “Bueno”, a un solo punto de “muy bueno”) no podemos engañarnos, la situación no es para echar cohetes. Las fallas me han dejado cansado, 93,7kg. para 171cm. son muchos kilos, ahí está el problema físico, del que se derivan los otros. Si correr un poco te cuesta un mundo y no disfrutas, pues claro, corres menos, siempre hay un motivo para no sé qué, una excusa para no sé cuántos, no te sientes bien, como no te sientes bien no corres porque no te apetece, luego no estás bien porque no corriste, solución, una buena comida, o cena, o una buena botellita de lo que sea, para “mejorar” tu estado de ánimo, tras la cual, obviamente, te sientes peor porque está cada vez más gordo y correr es, siquiera unos metros, una odisea en si mismo. Y así sucesivamente, llamadlo como querais, circulo vicioso, pescadilla que se muerde la cola o puta crisis existencial. Es lo mismo, necesito salir de esa historia.

Sables va a ser el empujón, el revulsivo, la motivación adicional, el entrenamiento soñado, la gran aventura personal, la vivencia adecuada en el momento preciso, las vacaciones, la desconexión, la muerte por KO de la puta pescadilla viciosa esa, el inicio de un nuevo y renovado camino, el de siempre, el que nos llevará a Ronda en condiciones de disfrutar corriendo a placer.

A eso, nada más que a eso, nada menos que a eso, me voy el jueves al desierto, con tanta ilusión como arena pueda haber allí. Que creo que no es poca.

Ilusionados saludos.

P.C., algunos datos: la semana la he terminado hoy con un buen entreno, 2h.15´de andar/trotar por la Sierra Calderona, con “Ron”. Estrenando la mochila cargada con saco, colchoneta, pantalones largos y los geles y las barritas de toda la semana (4,5kg. en total, a falta del resto de equipaje). A los cinco minutos me creía morir, pero poco a poco me he ido acostumbrando y al final hasta iba a gusto, feliz, pensando en mis cositas. Ayer trotamos media horita, unos 3 o 4 km. por la playa, el lunes veinte minutos por el Saler. Estos próximos tres días no creo ya que haga nada más, si acaso correr media horita corta con los calcetines de Sables cuando los reciba, supongo que el miercoles (voy a hacer el pedido ahora, dentro de un rato).

P.C.II, material: me faltan algunas cosillas, pero creo que al final llegará todo. a) Las polainas me han asegurado en Evasión que estarán el martes. De la tienda, nada más lleguen, habrá que salir por piernas a buscar un zapatero amable para lo de los velcros. b) Calcetines, hoy los pido, si llegan bien, si no con otros, será por calcetines, total, ampollas vamos a tener sí o sí, tot menos apurarse. c) Cazo, hornillo, pastillas encendido, definitivamente no voy a llevar. Paso de comer liofilizados de esos, paso de cocinar, paso de cargar con un hornillo para terminar comiendo basurilla (con perdón, sin ánimo de molestar a nadie, es sólo una forma de hablar). d) No tengo, pero no creo que sea complicado conseguir, espejito mágico, espiravenenos, brújula, no sé si algo más, a ver si esta noche reviso alguna lista, no vaya a ser… e) la magia está toda, baraja bicicle, pañuelos, cuerda, sobres, lápiz, entre unas cosas y otras, con la tónica y la ginebra para la desaparición del gin tonic algo más de un kilo de peso.

P.C.III, agradecimiento. A todos, en general, por los muchos ánimos y consejos. Y muy especialmente a Felipe, Treparriscos, compañero del alma, compañero, camarada de la primera época de este foro, con quien descubrí La Pedriza, el MAM, la amistad y los sueños montañeros. Me llegó al alma tu deseo de suerte para la noche de la etapa larga. Ahora mismo firmo llegar hasta ahí vivo y en carrera, buena señal sería. Luego ya, que sea lo que Dios quiera.

 P.C. IV, muy muy importante: cada mensaje de ánimo que mandéis vía email a través de la organización nos será entregado por la noche. Según cuentan los veteranos, motivan, dan alas, son la vida misma. Por favor, no dejeis de mandar algún mensajito, no temais ser pesados, al contrario, cuantos más, mejor.


ENVIAR EMAILS DE APOYO:
Ir a la página de la organización: http://www.darbaroud.com/:

Pinchar en la pestaña “MARATHON DES SABLES” o “CONTACT”

En la pestaña “CONTACT” pinchar la opción “Ecrire un message à un concurrent”


En esa pestaña aparecerá el listado de corredores y dorsal. Mis datos son:

ORTIZ PAVIA, JOSÉ LUÍS

SEGUIR LOS RESULTADOS:
Hacer los dos primeros pasos anteriores.

En la pestaña “MARATHON DES SABLES” pinchar la opción “EN DIRECT”. Allí aparecerán los resultados actualizados


24 Comentario

Categoria: General, Ultrafondo | Tags:

Diario de un ultrafondista (con perdón) IV.

domingo, 8 de marzo de 2009

Hola amigos, muy buenas.

12

0

4

CH

Donde 12 son los kilómetros corridos en la semana (5 el lunes + 2 o 3 el viernes, en la prueba de esfuerzo, tal y como estamos todos cuentan + 2 ayer y otro tanto hoy, eso sí, ambas dos salidas completadas caminando hasta un total de unos 5).

0, obviamente, los corridos con mochila. De la que, dicho sea de paso, sigo careciendo. A ver si esta semana, en cuanto pase una cata de quesos que organizo el martes en la falla me relajo un poco y voy comprando todo lo que me falta.

CH = Chufa.

Las neuronas llevan una temporada queriendo rebelarse. Trataremos de mantenerlas a raya. El viernes me hice la prueba de esfuerzo. Obesidades al margen (21% de materia grasa es a todas luces obesidad), ritmos y umbrales al margen (8´/km como umbral aeróbico, 6´/km. como umbral anaeróbico no son, precisamente, datos para emocionarse uno), digo que al margen de eso, que más o menos ya se sabía, ya contaba con que no me iban a sacar a hombros, pues el electro en esfuerzo no dejó al médico satisfecho del todo. Hay alguna cosita, probablemente un “falso positivo” motivado por la presión que el diafragma (la barriga, o sea) ejerce sobre el corazón que hace que “la irrigación de este último a partir de unas determinadas pulsaciones no sea buena y se invierta la polaridad”. O algo así. Resumiendo, que quiere hacerme una eco antes de darme el “apto condicionado a que adelgaces” que será lo máximo que aspiro a obtener. El lunes sabré cuando me la hacen.

Por lo demás, el día 15 actuo en la falla, como cada año. Voy a aprovechar para ensayar todos los juegos de Sables. De hecho, si en esta semana me vuelven los pensamientos positivos igual hasta monto un decorado con arenas y demás. De hecho uno de los juegos que voy a presentar, un clásico de la magia, se llama así, “las arenas del desierto”.

Os dejo, chavales, me bajo al casal que hoy toca comida del Presidente. Luego campeonato de truc y a la noche musical de Nacho Cano. Lo dicho, ya descansaremos en el desierto.

Ilusionados saludos.

 P.C. De la semana cabe destacar, además, la comida del martes en Chocomeli, víspera de los análisis de sangre del miercoles. Y, por encima de todo, la espectacular cena del jueves con Xelvatico y Mari Carmen, de lujo, quisquillas, percebes, gambas, berenjena rellena, judias con perdiz, bacalao a la riojana, quesos, postres, cava, alvariño, ribera, más cava, más alvariño, gintonics casi perfectos y al día siguiente, habiendo dormido un rato, a la prueba de esfuerzo. ¿Falso positivo, dice el doctor? Bastante hice con llegar a la hora, como para haber tenido que llegar encima fresco y con ganas de correr.

 P.C.II, en el concurso mundial de paellas del viernes se consumó la injusticia, se evidenció que en este país se está perdiendo la dignidad. La mejor paella, con diferencia, de las 310 participantes se quedó sorprendentemente sin premio alguno. ¡Tongo!

Diario de un ultrafondista (en declive) III.

lunes, 2 de marzo de 2009

 

Hola amigos, muy buenas.

 Viernes, medio día: Restaurante Lupe, en Les Cases de Alcanar. No pensaba dedicarle ni una linea, ni media palabra, pero creo que no está mal que unos a otros nos avisemos de según qué peligros. Es, con diferencia, el peor sitio donde he comido en tiempo. No os creais el tópico ese de que en Les Cases de Alcanar en cualquier sitio se come bien, desde luego que en éste no. La comida excesiva, vulgar, cutre. El servicio a cargo de la tal Lupe, supongo que sería ella, lo más parecido que he conocido en mi vida al taxista aquel de “Mujeres al borde…” de P. Almodovar, pero en versión jefa de sala de restaurante. De verdad, nunca más.

Viernes, noche: Ca L´Isidre, en Barcelona. Chapeau. Uno de los sitios que me gustan de verdad. Era la quinta o sexta vez que voy y cada vez me gusta más. Local muy acogedor, servicio clásico, de toda la vida, con sus chaquetas blancas estilo Montecarlo, con clase. Profesionales de los que ya no quedan. Al frente, dirigiendo el servicio en sala, como velas van todos, una chica muy joven, majísima, supongo que la hija de Isidre (desde luego, si no lo era, lo parecía). Amable, aconsejando con honestidad, sabiendo de lo que hablaba, che, como si lo hubiese mamado desde niña (que ya digo que es lo más probable, si no es así, desde luego lo transmite). Nos recomendó unas colmenillas de temporada con una crema de foie para volverse loco. Y una sencilla ensalada de tomate de verdad con alcaparras de las buenas y cebollita picada, con un aceite de Tarragona, ay, ay, qué recuerdos…. Y un steak tartare al whisky que lleva en la carta desde que abrieron, muy original, con un curioso toque de tomate natural, postre de naranja confitada, naranja natural y espuma de naranja, irlandés perfecto, un lujo de cena. Con un Priorato que no conocía, “Herencia del Padrí” 2004, excelente.

Sábado: el escándalo. Entramos los primeros y salimos los últimos del Racó de Can Fabes, santuario de Santi Santamaría, en Sant Celoni. A hombros. Dos orejas y rabo. Dos horas llevábamos ya en el garito y todavía no habíamos empezado con los platos que habíamos pedido (ravioli de gambas, donde la gamba no va dentro, sino fuera, haciendo la función que normalmente se esperaría de la pasta, el relleno de setas + trufa sorpresa, o sea, una bola de foie recubierta de un dedo de trufa negra + pichón sangrante con costra de pimienta de no sé dónde + chuletón Rossini). Ya digo, entre aperitivos, entrantes invitación de la casa (consomé de pato + crema de erizo de mar, entre otros muchos que no recuerdo), pruebe Ud. esto, aquello, los aceites, ocho o diez tipos de pan, todos artesanos, a cual mejor, un par de horas de tanteo. Luego quesos (¡qué carro, señor, qué carro!!!) prepostre, postre (mascarpone, encima chocolate y encima granizado de café, sublime) post-postre, irlandeses, petit fours, más café, Delamain XO, otro, pasen los señores a la recepción, un cohiba junto a la chimenea, otro cognac, más café, en fin, salimos los últimos, como digo, pero los últimos de verdad, no menos de una hora después del anterior, felices, contentos, de noche cerrada, cuando ya habían entrado las primeras dos mesas para la cena. No es coña. Todo el festival bien regadito con cuatro copas de cava, de la Cuvee Santamaría, 100% Parellada, más una botella de Cims de Porrera clasic, una garnacha sublime, del Priorato, más unas copas sueltas del Merlot de Santamaría, un pelín astringente, lógico, la culpa es mía por pedirlo después del Cims de Porrera, por idiota, aun te pasa poco, no haber cambiado. Más algún Tokai suelto con el postre. Ya digo, inconmensurable. El rato final con el maitre, ya en la recepción, hablando de gastronomía, un lujo. Tras cinco horas con Mario, digo con Santi, sólo le conseguí encontrar un mínimo detallito mejorable, nada, poco menos que simbólico, que me agradeció mucho, en plan amiguetes, invitándonos al puro, a las últimas copas, nos regaló el último libro del jefe, che, amigos para siempre will you always be my friend.

El maratón de Barcelona, el domingo, supuesto motivo “oficial” del viaje, lógicamente, quedó reducido a un trotecillo de 12km., hasta volver a pasar por la puerta del hotel. En 1h.15´estaba ya en la ducha. Y gracias.

La semana atletico deportiva, contando lo del domingo, dos días, dos para un total de 17km.

Hoy he trotado media horita por el río. Tras haber comido en Montaña no ha dejado de tener su mérito. Cena en la falla. Esta semana ya hay cena en la falla cada noche, para preparar el concurso mundial de paellas del viernes. Yo, aparte, ando liado organizando una cata de quesos para treintaytantas personas el martes, día 10. Mañana como en Chocomeli, con clientes. Pasado con mis suegros. El jueves ceno con Xelvatico y Sra., para homenajearnos por un pequeño éxito profesional, el viernes, ya digo, las paellas. Y el sábado empiezan ya las fallas en serio, cena de bienvenida, el domingo comida del presidente, lunes campeonatos de truc, martes cata de quesos, etc.,etc., así ya hasta el día 19.

¿Sables, decís? Ganas tengo de que llegue, sí, pero para irme al desierto sin móvil, sin líos, a estar tranquilo y descansar un poco, que falta me hace. No lo digo de broma, no.

 Ilusionados saludos.

Diario de un ultrafondista (con perdón) II.

lunes, 23 de febrero de 2009

 

Hola amigos, muy buenas.

33/44, que diría el esponjas.

 Tras una semana dura de verdad, con muchiiiiiisimo stress, cuarenta cosas a la vez en la cabeza, reuniones de la directiva de la falla lunes y miercoles, con, además, la organización de la cena de falleros de honor el viernes, solapándose todo con reuniones del comité organizador de la maratón de Valencia martes y jueves, con toda la semana loco coordinando los diferentes puntos de animación, ultimando detalles, reservando comida para los amigos el sábado, montando la del domingo en Tinto y Oro, che, tras una semana que no le deseo (en cuanto a nervios, tensión, ansiedad, se refiere) ni a mi peor enemigo, ayer, domingo, por fin, tocaba solo correr, disfrutar y ser feliz.

 La trigésimo tercera vez, la de ayer, estuvo francamente bien. Correr una maratón por tu ciudad, con cientos de amigos dentro y fuera de la carrera jaleándote, animándote, es un privilegio. Correr “en casa” no es comparable a nada, llegar al puerto, km. 40,5 y encontrarte la que me tenían liada allí todos los amigos de la falla, indescriptible, sin parangón. Me emocioné de lo lindo, gracias, chavales.

 La carrera no es perfecta, ninguna lo es, pero en mi opinión, dejándonos de falsas modestias, estuvo bien, francamente bien. Podría ser un punto de partida óptimo para, desde lo que ya hay, consolidar el año que viene la mejor maratón del mundo. Ya veremos, el jueves hay asamblea en el club, haré algunas propuestas. La parcelita en la que llevo unos años tratando de echar una mano, la animación popular, poco a poco va mejorando. O, al menos, yo quiero creer que es así.

 En cuanto a mi particular experiencia, deciros que fue muy buena. Es curioso, he releido hace un rato lo que escribí hace un año (18.02.08) en este mismo blog, en el histórico de febrero lo teneis todavía archivado, y podría decirse que fuese la crónica de ayer. Mismos tiempos, mismas buenas sensaciones, misma satisfacción. Hasta al día siguiente, lunes, como también hoy, hubo entonces, hace un año, asamblea general del CIVAC.

2h.11´al paso por la media maratón, 4h.55´en meta. Relajado, a gusto, hoy estoy como si no hubiese corrido. Nuevo, perfecto.

Aunque, la verdad, cuando de verdad se disfrutó ayer fue precisamente a partir de las dos de la tarde, en Tinto y Oro, con Garbancito y Pilar, Special Force y Lola, Berruezo y Maria Luisa, Josepepe y Alicia, Teresa y Javier y todos los nanos. Casi mejor que, si quieren, lo cuenten ellos, que a mi me da risa. Hasta logré que Berruezo entendiese (y me daba la razón, cuando a la gente se le argumenta bien no puede sino aceptar que las cosas son como son) que en Ronda no habrá color. Insisto, todo bien argumentadito, sin tonterías, al final nadie daba un duro por el exiliado mesetario. En fin…

Lo dicho, una más.

Y, como siempre, un placer.

Ilusionados saludos.

P.C., mención especial a Mª Helena, la morenita, debutante. Enhorabuena, campeona, me alegro mucho de tu buena carrera.

P.C. II, la semana, además de la maratón, se limitó, en lo deportivo, a salir a rodar lunes 30´y miercoles 40´.

P.C.III, el próximo domingo, Barcelona. Aprovecharemos que la salida es media hora antes para, si Dios quiere, hacer 2h.15´en la primera media, 3h.15´en la segunda y, aun así, llegar a la misma hora a comer.

P.C. IV, a ver si mañana o pasado cuelgo alguna foto mía, que me consta que me hicieron unas cuantas.

P.C. V, interesante ver como el propio Hoffman ha pasado a asumir que tras lo de ayer ha perdido ya la condición de favorito para Ronda. Ved su blog, vedlo y vereis. Él es el primero que se ha dado cuenta.

7 Comentario

Categoria: General, Ultrafondo | Tags:

Diario de un ultrafondista (con perdón).

lunes, 16 de febrero de 2009

 

Hola amigos, muy buenas.

 Como quien no quiere la cosa las citas más o menos serias de la temporada se acercan inexorablemente. El próximo domingo maratón de Valencia, el siguiente Barcelona, a final de marzo Sables. Luego Mapoma, Macrofondo, ¿maratoimitja? y, el 16.05, tres meses quedan ya, solo tres, la madre de todas las carreras, la que más feliz me ha hecho en esta vida, los 101 de Ronda. El objetivo de la temporada, el gran sueño.

 Ha llegado el momento de tomarse esto mínimamente en serio, o no podrá salir bien. Y este año quiero que salga bien. Saber que se puede, querer que se pueda…ya sabeis.

Evidentemente, ni yo soy atleta, ni fondista, ni mucho menos “ultrafondista”, ni nada que se le parezca. Soy, me considero, como siempre digo, un intruso en este mundo de corredores de verdad. Pero chico, hay cosas que me tocan directamente el alma, cosas por las que vale la pena ponerse unos meses el hábito, disimular, mimetizarse con ellos, aparentar ser uno más, hacer como hacen ellos, adoptar su jerga, sus entrenos, su “filosofía de vida”. Uno de esos momentos ilusionantes de verdad me lo ha regalado esta tarde la llamada de Justo Beltrán, JB en los foros de la I´net, compañero del alma, compañero. Un gran tipo, él sí, corredor de calidad, estaba en 2005, de madrugada, en la Alameda, junto con Felipe, Treparriscos, y Mar, siempre Mar, esperando que yo llegase. Eran las dos de la mañana, hacía un frío del carajo, ellos dos hacía horas que habían llegado y allí estaban en meta, esperando a que yo terminase la mejor carrera de mi vida. Esta tarde me ha llamado, él también correrá Ronda este año. Será, como siempre, un placer.

Nos vamos a juntar por allí ese fin de semana una banda de una calidad humana indescriptible, grandes tipos, excelentes corredores, mejores personas. No quisiera dejarme a nadie, pero así, a ojo, que recuerde ahora, son las tantas de la noche y no me voy a poner a repasar, disculpad si se me pasa alguien, digo que además de Josepepe que me acompañará en los últimos cincuenta estarán por allí la mitad de los inscritos para Sables (los kroketas en pleno, livan, Emilio Comunero, mi compañero de haima, el sabio zanoni). Más JB, Nanuq, Ppong, JosepM y fali. Del sector zegamero viene Aldapa, el rey de la sidra, desde Murcia Garbancito y Antoñito -Special Force-, de mi Sevilla del alma PLUM, genio y figura, del foro de carreraspopulares Sylvie y su inseparable compi Krismaran, Hilario, cuya camiseta de los 101 por la infancia luzco orgulloso de cuando en cuando, riccardo, Quintiliano, el lobo, Josero, che, no es plan de hacer la gran lista, en resumen, una buena troupe, lo mejor de cada casa. Ah, y el amigo Hoffman, claro, con quien tengo apostada una cenita.

Todos ellos, como digo, ultrafondistas de verdad. Y buenos amigos, gente a la que aprecio, admiro, quiero. Es por eso, por estar con ellos, por sentirme durante un fin de semana uno más, que voy a entrenar, que voy a machacarme. El premio podría pensarse que fuese la carrera, ¡qué va!, todo esto es por su compañía, por la indescriptible sensación de pasear el viernes por la Alameda del Tajo sabiendote un intruso, sí, pero sin que se te note mucho. De eso se trata, en definitiva, de esa gente, de esas relaciones humanas. Sin ellos, de verdad, a Ronda iba a ir su padre, a buenas horas, 101km., pues sí señor. Pero chico, ya os digo, esas cervecitas del viernes con toda esa banda, esas no tienen precio. Quien las probó lo sabe.

La semana pasada no estuvo mal del todo, cuatro días, cuatro, de salir a correr algún ratillo, unas dos horas y pico en total, más un paseo por la montaña y poco más. Sin problemas.

Hoy, primer día del resto de nuestras vidas, entreno corto por el río (28´), eso sí, de mucha calidad. La ida en 15´para lo que últimamente venía costando 17´, la vuelta muy inspirado, en 13´, haciendo por mi cuenta y riesgo cambios de ritmo cada 100m., uno suave, uno fuertecillo, uno a pijo sacao, y vuelta a empezar. Luego P.F. en el club. Bien, sin problemas.

Ilusionados saludos.

6 Comentario

Categoria: General, Ultrafondo | Tags:

 

© Digitus web & multimedia · Diegolleo

 
This site is protected by Comment SPAM Wiper.