De todo un poco.

Hola, amigos, muy buenas.

Ya lo dice el refrán, “aprendiz de mucho, maestro de nada”. Y, a estas alturas, no vamos a cambiar. No, al menos, fácilmente. De las múltiples aficiones que se supone que uno disfruta, en estos últimos meses ha sido la navegación a vela la que con diferencia se ha llevado la palma. He regateado, navegado, disfrutado, más que nunca. ¡¡¡Ay, si hubiese corrido la mitad de lo que he navegado!!! Pero bueno, que nos quiten lo bailado.

Con el “Llevant Blau”, Dufour 40,  corrí la Calpe-Formentera-Calpe. Con un inconfesable día de descanso en la isla, dicho sea de paso. Pero inconfesable, inconfesable, de verdad.

Con su hermano, “Llevant Blau Regatas”, un Farr 39 con sus buenos años pero en condiciones de andar rápido de verdad, la “Regata de las MIL MILLAS”. Una pena, no la pudimos acabar, un problema con las baterías nos obligó a abandonar tras pasar Menorca, con Cerdeña por la proa. Eso sí, las 400 millas navegadas de tirón, esas las disfrutamos de verdad.

Con el Pez d´Abril, flamante Swan42, nos dimos el capricho de ganar -arrasando, primeros en las tres mangas- en la “Carburo de Plata”, pedazo de regata en Cartagena y de hacer terceros en la Copa de la Reina.

Por último, con mi querido “Magopepo”, una inolvidable “Oliva-Cullera-Oliva”, la “Ciudad de Oliva” y la ya clásica -tercera participación en tres años- “Memorial Pepe Frasquet”. Os dejo una foto chula, de esta última:

Cinco días de travesía con Mar en agosto (Denia-Moraira-Campello-Tabarca-Alicante-Calpe-Denia) y unas cuantas salidas más cortas completan una temporada, como digo, intensa. Que daremos por concluida la semana que viene corriendo las Jornadas Pitiusas, una de las clásicas que cada año espero con ansiedad. Ibiza-San Antonio-La Sabina-Ibiza, tres mangas, tres días, tres puertos, tres fiestas, una pasada.

Por lo demás, hemos visto toros, además de la feria de julio recuerdo alguna escapadita con Mar, dos a Illescas y una a Membrilla a ver a Daniel García (el 4 de octubre le veremos debutar con caballos en Úbeda) otra a El Herrumblar (Cuenca) a ver a Andrés Palacios. Y a Calasparra a ver a Andrés Manrique. Vaya, que sin ser tanto como otros años, algo hemos aprovechado el verano. Al campo no he ido, no me he puesto delante de una becerra desde diciembre pasado. Muy mal, pero es lo que hay.

La magia, desde el festival de Nayra en abril pasado, la tengo medio abandonada. A todo no llego. Y con “La Cuchara Mágica”, qué pena, no sabéis qué pena, en vías de disolución.

¿Qué nos queda? Lo de siempre, las carreras, los proyectos deportivos, el puto peso….Bueno, ni el verano ha sido malo, malo del todo, ni, desde luego, para echar cohetes. He bajado cuatro kilos en dos meses y medio, en 93,000 estamos. He entrenado, mal que bien, con cierta constancia. Estábamos a cero, pero a cero-cero de verdad en junio. Ya corremos/andamos cuatro días, de ellos uno “largo” por encima de la hora. Ahora sí, ha llegado la hora de ponerse las pilas.

El primero objetivo serio, la Maratón de Valencia, está ya ahí, a la vuelta de la esquina. Espero correrla con unos cuantos kilos menos y en un estado medio decente de forma. Con hacerla más o menos como el año pasado, ya estaría bien. Hasta entonces correré un par de Voltes a Peu, la de Villalonga incluida, un 15K en Paterna y un par de Medias, Valencia y Gandía. Más lo que vaya saliendo. Y una vez pase la maratón, ahí está la clave de verdad, a seguir cuidándonos para correr Malaga o Gata en diciembre, ya se verá, Cobeña y Sevilla en febrero y la madre de todas las carreras, la Marathon des Sables con el “Dessert Drink Team” en abril. Pero bueno, para eso aún queda mucho. vamos de momento a por la Maratón de Valencia.

Ilusionados saludos.

Escrito el 13 de septiembre de 2015 a las 19:12, por magopepo

Regatas.

Hola, amigos, muy buenas.

Vamos a hablar un poco de regatas, de cuatro buenos ratos disfrutados esta pasada semana que ha sido de esas de enmarcar.

El martes me invitó Dome, armador del “Cassiopea”, un espectacular velero de 68 pies en el que está viviendo en la Marina Real, a ver en directo, en el mar, a escasos metros de la linea de salida, la primera regata de las TP52 Super Series, cuyo calendario se estrenaba este año en Valencia. Un espectáculo grandioso. La foto no es mía, es tomada prestada de Martinez Estudio, a quien espero no le moleste. En todo caso, no difiere mucho de la que hubiesemos podido sacar desde el “Cassiopea”, de no haber estado ocupados con las cervezas y los canapés:

El miércoles, como todos los miércoles últimamente, cambié el almuerzo de medio día por dos horitas de vela ligera en la Escuela de la Federación, curso de perfeccionamiento de Match Race. Navegamos en un 595, lo pasamos de lujo, un buen KIt-Kat que se agradece en mitad de la semana.

El viernes al medio día me largué a Denia a hacer el traslado del “Magopepo” de Denia a Oliva, para la regata del fin de semana. Solos, solitos solos, el barco la mar y yo. Placentera, relajada travesía, con el mar de popa, por la aleta, dejándonos llevar por el Lleveig y las olas, surfeandolas, disfrutando como un enano. Llegada al Náutico de Oliva y sin más trámites, a su espectacular terraza para una noche de esas inconfesables en compañía de Jordi y Mario -armador y tripulante de “La Salada”, precioso Hunter Europa que no veas como anda en las regatas- su amigo Miguel, de Miramar, Carlos y Carlos, del “Canó” . Cervezas, cazallas, gintonics, aromas del terreno, exhibición de truc, che, cuando habiendo confesado tantas cosas en este blog, digo que fue inconfesable, pues eso…

El sábado corrimos la primera manga de la regata. Oliva-Cullera, en compañía de mi buen amigo Fede, armador del “Mareón” que se vino como tripulante de excepción. Hicimos una salida de lujo, los primeros de veintidós barcos, sin complejos, viendo claro nuestro hueco, metiéndonos entre los grandes y pasando la linea con arrancada apenas un segundo después de la bocina. Navegamos bien, a gusto, aunque ni el rumbo -ceñida a rabiar la mayor parte de la regata- ni la escasa intensidad del viento fueron los que quiere el pequeño Muscadet. Cuando tienes casi cincuenta años, estás construido todo tú en tablero marino, desplazas tonelada y pico para 21 pies y tienes un buen lastre en tu quilla, lo que de verdad te pide el cuerpo es viento y rumbos un poco más abiertos. Al final, muy al final, se abrió el viento y nos dio para hacer la última media hora con spi arriba. No llegamos los últimos en real. Decimosextos en tiempo compensado.

Tarde, digamos, de relajado análisis con mi amigo Txema, que la corrió con el “Constancia” de Bernardo. Se incorpora Mar, que navegará conmigo el domingo, en la segunda manga. Copas, cena, paseo y a disfrutar de una noche romántica en la cama de proa del chiquitín.

Ayer, domingo,amaneció nublado, sin viento, de hecho hubo que aplazar el inicio. Por fin, a las 12:45 parece que se establece algo parecido a una ventolina de N-NE. Procedimiento de salida. Cinco minutos. Cuatro. Todos con sus mayores y genovas arriba. Me da la inspiración y decido que saldremos directamente con spi. Termino de montarlo. Un minuto. Mierda, estamos sobre la linea, parados. Izo medio génova y caigo al otro lado, por menos de medio metro, pero estamos dentro. Quince segundos, génova abajo, spi arriba, se hincha, cuatro, tres, dos, uno, salida válida, sobre la misma linea, de nuevo los primeros. (Es verdad que hoy, viendo la foto que ahora colgaré, veo que probablemente ni fuimos los primeros ni los únicos con spi, se ve otro barco al fondo, en linea con nosotros, pero vaya, en ese momento, la sensación era la de haber sido los únicos y los primeros). Mar me da una palmada de esas de anuncio de Mastercard. No me cambiaría por nadie del mundo.

Este es el momento:

regata CulleraA partir de ahí, navegamos en estado de gracia, peleando cada metro, orzando cada grado que podíamos para tratar de estar lo más afuera posible cuando se instalase el previsible garbí. Fuimos de los últimos en arriar spi -quizá, incluso, apuré en exceso, pero bueno, en ese momento iba tan a gustito… Sopla bien, sopla más, no querías viento, toma viento. Exigente de verdad  la última hora y media. Se forma mar -obviamente- que de proa nos frena, es lo malo de ser pequeño. Vamos en los límites, ciñendo, apurando, hay que pasar la escollera de Gandía, preferiblemente sin dar un bordo. Mar a la banda, arriba, abro lo justito la mayor para no irnos a la mierda, tratando de no parar el barco que por momentos vuela. Todo al limite, concentrado a muerte, disfrutando. Pasamos la p. escollera. Rumbo a Oliva. Arrecia el Lleveig. La ola ya es ciertamente antipática. ¿Rizo, no rizo? Debe andar alrededor de los 18 nudos, calculo a ojo de buen cubero, con rachas de veintitantos. Y de proa, pues aparenta más, ya se sabe. Seguimos, abro carros, abro un poco de escota y aguantamos, que queda milla y media y el “Canó” nos viene siguiendo, cada vez más cerca. Lo tenemos a cien metros, a cincuenta, a veinte, a dos esloras…..Llegada de infarto, si la regata dura dos minutos más nos habrían pasado.

Clasificaciones no tengo aún, es lo mismo. Supongo que el tiempo compensado no será malo, pero ya digo, es lo de menos.

Gracias, por último, a los Náuticos de Oliva y Gandía por las atenciones recibidas. Nos habéis tratado de lujo, nos habéis hecho sentir como en casa.

Es por fines de semana como este que uno tiene un velerito. y es por contarlo a los amigos que uno mantiene el viejo y semi-abandonado blog.

Ilusionados saludos.

Escrito el 25 de mayo de 2015 a las 18:05, por magopepo

Un gran día.

 

11-3 (1)

Hola, amigos, muy buenas.

Casi cuatro meses llevo sin escribir una linea en este abandonado blog. ¡Qué desastre!

Pero bueno, lo del pasado domingo bien merece una entrada, qué mejor modo de reengancharse uno que contando “lo de la gala de magia de Nayra”.

Era diciembre, 2014, cuando en una reunión de presidentes de falla, en el Casal de “Industria-Stos. Justo y Pastor” oí hablar de la cría por primera vez. Susana, una amiga de la familia, se presentó con una hucha y un cargamento de ilusión a pedirnos que colaborásemos, que había que recoger 700.000.-€ para operarle en EE.UU., para salvarle la vida, en definitiva.

“Imposible”, sentenció alguien a mi lado. Y, como esa palabrita es justo la que me activa las neuronas, mira tú por dónde, me interesé por el tema. Conocí a la niña, la tuve en mis brazos, me convencí de que aquello no era un rollo, que no se trataba de un timo, ni de la típica tomadura de pelo de la Internet. Que la cosa iba en serio, que valía la pena. Y les prometí que en cuanto pasaran las Fallas (ufff…, de eso os hablo otro día) me pondría manos a la obra a organizar una Gala de Magia para ayudar a recaudar fondos.

Contacté con tres amigos, tres de los mejores magos del momento, tres de mis ídolos, tres extraordinarias personas, “Jandro”, “Nacho Diago” y “Yunke”. Cancelaron compromisos, citas, obligaciones previamente contraídas, lo dejaron todo y se ofrecieron para lo que hiciese falta.

Decidí enmarcar “nuestra gala” en el contexto de un evento mayor, de una Jornada Solidaria convocada por la Coordinadora Solidaria de Trabajadores Portuarios para el pasado domingo, 26 de abril. Ese día iba a haber conciertos, mercadillo, zumba, exhibiciones de skate, esto, lo otro, lo de más allá, ¿porqué no?,  sí, decidimos que  también habría Magia.

La hubo. No por mi humilde actuación, obviamente, bastante hice con presentar, hacer de maestro de ceremonias y atreverme con tres cosillas, sino por la de esos tres “monstruos”

Cada uno en su papel, en su estilo, inimitables, inigualables, inconfundibles, únicos, irrepetibles. Cada uno con su personalidad escénica, tan diferentes, tan atractivas, las tres.

Jandro más Jandro que nunca. Cada vez más fiel a sus principios, debe ser cierto eso de que “se actúa como se es”. En su caso, inteligente, divertido, rápido de reflejos, espontáneo. Magia y humor, ya sabes, si no te ríes, es magia. Gracias, amigo, fue un placer.

Nacho Diago clásico, elegante, impecable, la magia de escena de toda la vida “reinventada”, refrescada, con sus toques personales. Le ves hacer cosas que has visto a tantos otros antes (cambio de color de pañuelos, aros chinos, etc.) y, sin embargo, es como si los vieses por primera vez. Chapeau.

Y de Yunke, qué os voy a decir, es una de mis debilidades. Con la fuerza de siempre, la transmisión, el poderío, con un ritmo trepidante que solo él es capaz de controlar, de dominar, de que siga siendo ritmo y no un puto caos, no un desorden. Llena el escenario, arrasa, te destroza las neuronas, es la MAGIA con mayúsculas.

Ya digo, una pasada de gala.

Además, para mayor satisfacción, al terminar se pudo dar la noticia de que, gracias al esfuerzo durante estos meses de su falla, de la Agrupación de Fallas del Marítimo, de los Colegios y Asociaciones de Padres y Madres del Marítimo, de la Coordinadora Solidaria, de todo el Puerto, de todo el sector de la logística, del Diario del Puerto, de miles de valencianos anónimos, de todos y cada uno de los pequeños pasos dados por un camino no precisamente de rosas, digo que, gracias a todo eso, a toda esa gente, muy probablemente también a ti – si es que hay alguien al otro lado de este blog, que ya tendría mérito con lo poco que escribo- a todos, en definitiva, y a las cinco mil personas que nos juntamos para lo del domingo, finalmente se llegó al objetivo económico. Nayra viajará a EE.UU. y, si Dios quiere, que querrá, vaya si querrá, volverá curada. La vida, a veces, nos permite ilusiones como esta, nos regala momentos inolvidables.

Gracias a todos.

Os dejo un par de fotos chulas. Todos los intervinientes saludando al terminar:

11-20O esta otra, con la niña en brazos, al terminar la actuación, una de esas fotos que no tienen precio.

11-15

Agradecidos, ilusionados saludos.

 

Escrito el 29 de abril de 2015 a las 18:55, por magopepo

Desastrenamientos.

Hola, amigos, muy buenas.

 

Disculpad que no haya escrito nada en todo este tiempo.

 

Estoy mal, no me encuentro bien, ni físicamente (no me pasa nada distinto de lo gordo que me estoy poniendo y la ansiedad que me genera, ocho kilos me hemetido desde la maratón de noviembre, que se dicen pronto) ni, lo que me hace menos gracia, mentalmente. Ando con muchos problemas en la cabeza, peleado con el mundo, con la gente, con Mar, con la vida. Nada me gusta, nada me apetece, digamos que tengo una medio depresioncilla, no diagnosticada, no tratada, digamos una “de andar por casa”, pero suficiente como para no ser capaz de entrenar ni poco ni mucho.

 

En toda la semana, por poner esta de ejemplo, hasta el viernes no fui capaz de ir a la piscina. Simplemente, no me veía con fuerzas, ganas o lo que sea de hacerlo. Finalmente me hice el ánimo y nadé 600m., a saber, 100m. de calentamiento + test de 10´+ 100m. En el test salieron clavados 400m. (en 10 min. 01.seg.). 50m. crol + 3x 50m. braza/crol + 50 m. crol + 3x 50m. braza/crol.

 

Bici y carrera, chufa.

 

No me he puesto deberes esta próxima semana, total, ¿para qué?. Trataré de ir haciendo algo, poco a poco.  Espero que será un bache, un mal rato, que saldré de esta, como he salido de otras peores.

 

En todo caso, lo iremos contando.

Saludos. ¿Ilusionados?

 

Escrito el 11 de enero de 2015 a las 13:36, por magopepo

…y 50.

 

Hola, amigos, muy buenas.

Llevo unas semanas de luces y sombras, en un año, el quincuagésimo de mi vida que mañana termina, también muy irregular, de esos de poder ver la botella medio llena o medio vacía, según se mire, como más te guste. Si hago “balance de lo bueno y malo”, que decía Mecano, resulta que:

 

  1. El supuesto gran objetivo del año era torear mañana un festival, “el festival del Magopepo”, ese del que llevo un par de años hablando y nunca llega. Mañana no será, desde luego. Este año he toreado de salón más que en mi vida, no menos de veinte o veinticinco sesiones, los viernes por la tarde en la Escuela de Valencia, con el maestro Copete. Y he toreado en el campo, antes del verano en Borriol y Náquera, la semana pasada en las Navas de San Juan. Ocho becerras que me han puesto en mi sitio, que han supuesto una tremenda cura de humildad, un darme cuenta de que una cosa son los deseos y otra las realidades. La semana pasada me llevé dos soberanas palizas, una de cada vaca, bravas, encastadas, a las que no fui capaz de poder. Me volví jodidete, frustradillo, desencantado, decepcionado de no haber evolucionado más. Digamos que para lo único que me ha servido es para darme cuenta de lo difícil que es dominar la técnica. Con lo fácil que parece, mire Vd. Pero bueno, uno es cabezota. El próximo lunes, día 29, tengo dos vacas encerradas en “Los Jarales”, Albaladejo (Ciudad Real). El proyecto sigue en pie, la ilusión renovada, será en 2015, si Dios quiere.
  2. En la mar: Íbamos a correr las 300 millas a tres, de Moraira. Se cambiaron por las 200 millas a dos de Altea. Nos tuvimos que retirar con mucha dignidad, tras seis horas de dura batalla, con génova y mayor rotas en mitad de una castaña de las duras, pero no es menos cierto que salimos (no todos salieron) y que mientras estuvimos en regata disfrutamos. Además, el traslado del “X” de regreso a Barcelona fue inolvidable. Y con el “Magopepo”, recuperado su número de vela de antaño, el ESP 505, hemos hecho algunas, de especial recuerdo la “Pepe Frasquet, de Oliva”. Y la Sal con el “Toletum”, la de los Naranjos con el “Constancia”, che, que en lo náutico-deportivo el balance no es malo. Digamos que seguimos creciendo con ilusión.
  3. El tercer objetivo era, hace un año, el de participar en al menos tres maratones (Cobeña, Roma y Valencia) y, sobre todo, disfrutar con mi hijo Pepe en su debut en la media de Valencia. Pues lo mismo, ni del todo llena, ni completamente vacía. A Cobeña fui y corrí media, por momentos muy a gusto. Roma no, Valencia sí. Y la media no la corrí con Pepe, él llegó un rato antes, pero sí la corrí y la disfruté, que al final, de eso se trata. Sin ser un gran año, el completar la maratón de Valencia sí me supuso un gratificante premio a las doce semanas anteriores en las que me cuidé mucho. De hecho, tan crecido terminé que, como muy bien sabéis, las neuronas de las inscripciones se revolucionaron.
  4. Lo del cinturón negro de judo, chufa.

 

Al final, la piedra angular de todo el proyecto era la pérdida de peso. El puto peso, que me lleva a maltraer. También aquí el balance es opinable. Peso 93,0. Cinco menos que hace un año. Cuatro menos que a final de agosto. Pero… ¡¡¡siete más que el día de la maratón!!! Solo puedo decir que lo voy a seguir peleando, que hoy mismo ya he empezado a cuidarme, a decir que no, a medir los excesos y a portarme tan bien como sea capaz. Comeré y beberé un poco más de la cuenta el domingo 28 y en Nochevieja. Y punto. El objetivo, a largo plazo, siguen siendo los soñados 75. Me conformo con estar en 80 para el ½ Ironman de Peñiscola, Fallas y Dios mediantes. Los otros cinco, con un año más hasta Sables 2016 no me preocupan ni poco ni mucho.

 

Mi estado actual de forma es poco menos que nulo, pero por el contrario estoy de nuevo motivado, me veo capaz de correr el tri de Peñiscola y los 101 de Ronda con Pedro y Ximo. Para ello he de cuidarme, cumplir los planes de Vanessa y desatender sirenas varias, tantas como me canten. Y si alguna me hace sucumbir, que al menos valga la pena, que no sea por inercia, rutina o vicio.

 

A Cobeña, por último, no iré. Con gran dolor de mi corazón, y tal y como ya dije el organizador, lo que no puede ser, no puede ser y, además, es imposible. Esa noche ejerzo de Presidente de la mejor Falla del mundo en la Gala del Sector Cañamelar-Grau-Nazaret, no puedo faltar, es uno de los eventos más importantes del año. Lo que sí me he propuesto es correr esa mañana 21km. a mi aire, por Valencia, solidario con los amigos mesetarios.

Ilusionados saludos.

Escrito el 26 de diciembre de 2014 a las 14:46, por magopepo

Nuevos caminos.

Hola, amigos, muy buenas.

Septiembre y octubre estuvieron muy bien, de lujo. Noviembre, hasta el maratón, comme ci, comme ça, las últimas dos semanas, tras la carrera, golfeando a discreción, más de lo recomendable, pero bueno, que nos quiten lo bailado, que se suele decir.

Quedan aún 27 días hasta mi cumpleaños, hasta el final “oficial” de este quincuagésimo año, un buen año -con sus luces y sus sombras- pero mentalmente lo voy dando ya por concluido, la cabeza está ya en los proyectos de 2015.

Que, en lo deportivo, y siempre bajo el lema “Ilusión, Constancia y Humildad”, se resumen en bajar de peso sí o sí (91,00 en estos momentos, hemos de llegar como sea a 75 a mediados de abril), hacer un triatlón de media distancia (1/2 Ironman, Peñiscola, 26.04), quitarme la la espinita de los 101km. de Ronda el 9 de mayo, seguir entrenando con ilusión en los meses de verano, acompañar a Pepe en su debut maratoniano en Nueva York (01.11) y rematar la temporada corriendo la mejor maratón del mundo, la de Valencia 2015.

Para echarme una mano disfrutaré de la ayuda de Vanessa Huesa, mi entrenadora de natación “de los viejos tiempos”, hoy día una excelente preparadora de gente que hace tri en serio. Además del contacto y planificación de entrenos por correo, I´net y demás, nadaremos juntos un día por semana (con posterior comida y comentarios de cómo va todo) y saldremos juntos en bici al menos un día al mes.

La foto, ya que vamos a volver al mundillo del triatlón, siquiera por unos meses, se comenta sola. Está tomada en el segmento de bici de mi primer Ironman, Klagenfurt 2007, disfrutando como un enano. Sirva de motivante recuerdo.

En lo taurino, comentar que he estado entrenando bastante de salón estos últimos meses en la Escuela, a las órdenes del maestro Copete. Ahora, en diciembre vamos a ir un par de días al campo, con mi amigo, mi “apoderado”, como cariñosamente me gusta llamarle, Rafi de la Viña, a torear unas vacas a puerta cerrada. Y el día 27, si Dios quiere, empezaré el 50 cumpleaños toreando un par de eralas  para disfrute -espero- de todos los amigos que quieran venir a iniciar la fiesta con toros y flamenquito del bueno. Lo del festival, si todo va bien, será después de Ronda, ya en peso y hechuras de novillero. Hasta entonces, salón y campo hasta aburrir, tanto como se pueda.

Ilusionados saludos.

P.C.: Por último, que me lo dejaba, en lo personal también hay ilusiones. Me doy con un canto en los dientes con que la gente que quiero me permita hacerle feliz. Que no es poco, no.

Escrito el 30 de noviembre de 2014 a las 16:39, por magopepo

Valencia Maratón 2014 Finisher.

meta maraton 7

Hola, amigos, muy buenas.

Anteayer, domingo 16.11.14 me di el capricho de completar otra maratón. Esta me ha hecho especialmente feliz por varios motivos. A saber:

1.- Llevaba dos años “retirado del circuito”. desde 2002 hasta 2012 corrí al menos una cada año pero en 2013 no pudo ser. Un segundo año en blanco me hubiese jodido mucho.

2.- Ha sido la cuadragésima vez. 40/49, que diría mi amigo spanjaard. No es que cuarenta sean muchas, ni pocas, ni nada, son las que son, pero a mi me hacía ilusión llegar a esa cifra.

3.- Un bonito regalo por mi cincuenta cumpleaños, que está al caer dentro de cuatro días.

4.- El tiempo real, 4h.89´, supone acabar en veinticinco minutos menos que la vez pasada (2012). Pero, sobre todo, me quedo con que hice exactamente la carrera que quise, la que sé hacer -dentro de lo posible, ya se entiende. Hasta el 21 repetí, prácticamente, la media de Valencia. Corrí bien los diez primeros, hice el auténtico esfuerzo del 10 al 23, disfruté de lo lindo del emocionante encuentro con toda la buena gente de mi Falla que me esperaba en el 23.

maraton 2014

De ahí a meta ya fui muy tranquilo, sabiendo que, a malas, andando llegaba dentro del control, fui alternando andar y correr, sintiéndome cada vez más cerca, cada vez más fuerte, cada vez más seguro, cada vez más feliz. Los últimos diez, además, los compartí con un buen amigo, Pedro Esteban, “Xelvatico”, compañero de mil batallas, de triatlones, viajes, gestas, Rondas, de aventuras y desventuras, de la vida, en definitiva. Un lujo de compañía para un final de carrera soñado, emocionándonos juntos en la mejor recta de meta del mundo.

meta maraton 3

Lo dicho, amigos, que las doce semanitas de medio esforzarnos, a ratos bien, a ratos regular, pero esforzándonos, en definitiva, han valido la pena. Me tomo unos días golfos para no adelgazar del todo y la semana que viene os cuento como siguen los planes.

Ilusionados saludos.

P.C.: Te la dedico, te la regalo, va por ti.

Escrito el 18 de noviembre de 2014 a las 19:39, por magopepo

-5, -4, -3……….

Hola, amigos, muy buenas.

Como veis, lo de “Ilusión, Constancia y Humildad”, al menos en lo que a constancia se refiere, no lo aplico precisamente a rajatabla en cuanto a llevar al día este semi-abandonado blog. A este paso, en cuatro días perderemos hasta al nuevo lector -bienvenido, Goyo, amigo, ponte cómodo.

La semana -5, ya casi ni me acuerdo, muy bien. La Media de Valencia, más que satisfactoria. Sin parar hasta el km.10, andando un minuto por kilómetro hasta el 20 y paseando el último, un tiempo de 2h.24´, ya digo, muy satisfecho. Esa tarde rompí la serie de 56 días seguidos sin probar una gota de alcohol. Me bebí unas pocas cervezas y un gintonic que me supieron a gloria.

Os dejo esta foto, al paso por el km. 9,5, con el edificio del reloj del puerto de fondo, llegando a donde estaba toda mi gente animando:

media 14

La semana siguiente, la -4, también fue muy correcta. Vuelvo a no beber, corro a diario, con un día 20´”rápidos” y un largo de 2h.30´, espectacular baño en la Malvarrosa  incluido en ese tiempo. Añade un fantástico martes-montaña, con subida al Pico Penyagolosa, un día de Preparación Física y otro de vela ligera y tienes una gran semana. El sábado vimos los 87,2kg. en la báscula.

Llegamos a la pasada semana, la -3, de la p. Media Maratón de Gandía. De lunes a miércoles, sin novedad. Tres entrenos suavecitos y una salida a vela. El jueves se torció todo. Madrugón, viaje de trabajo a Majadahonda, estres, regreso, 900km. de coche y al llegar ponte a cocinjar toda la tarde para dar de cenar a 50, cena por todo lo alto en Tinto y Oro, borrachera de las de época y a las 4 de la mañana, en estado de gracia, a la cama. Sin correr. Fin del Streak Running, con 66 días seguidos. Hasta ahora, ese es mi “record”. Viernes, resacoso perdido, prácticamente sin dormir, a currar duro toda la mañana y de nuevo sin parar ni un minuto a cocinar el resto del día, esta vez para dar de cenar a otros cincuenta, distintos de los de ayer, ahora en la Falla. Puto Halloween. No bebí, pero me acosté a las dos, baldado, reventaito perdido. Segundo día sin correr. El sábado decido que, ya que estamos, tampoco se corre y me voy a Denia, a reencontrarme con mi querido “Magopepo”, que lo tenía un poco olvidado. Preciosa navegadita, por cierto. Hizo un día de esos “para vender un barco”. Y me planto el domingo en la media maratón de Gandía. Gordo, cansado, desmotivado, sin ganas de nada. Con un calor de cojones y muy malas sensaciones. En el 6 echo a andar un rato, en el 9 me quito el dorsal (58´30´´ en ese momento) y en el 13 definitivamente abandono. En esos momentos doy por perdida, por imposible, la próxima Maratón de Valencia. Hoy, tres días después, habiendo corrido ayer 42´a gusto, la cabeza parece que quiere ordenarse de nuevo, poco a poco. En el fondo, el lema esta vez era el que cito al principio, ¿no? “Ilusión, constancia Y HUMILDAD”, pues eso, Y HUMILDAD, chato, Y HUMILDAD, ¿qué pensabas, que esto era tan fácil como cuidarse diez semanas y ya está? No hombre, no, los milagros en Lourdes. Si la acabas, que está por ver, no será sin sangre, sudor y lágrimas.

Salir, saldremos. Con cabeza, sin presión, a disfrutar del día. Y que sea lo que Dios quiera. Vuelvo a llevar seis días sin beber y voy a aguantar los diez que quedan. Ya no voy a correr a diario, pero sí a hacer todavía dos o tres entrenos medio decentes, por encima de la hora. Y voy a hacer las cosas mejor que bien la semana que viene, la última, para, al menos, llegar descansado, mentalizado, con ganas de correr y, si pudiese ser, todavía con un par de kilos menos. Un 85 en la báscula la víspera me daría más alas que una caja de RedBull.

Resumiendo, amigos, que ya se verá, pero que seguimos ahí, en el camino.

Ilusionados saludos.

Escrito el 5 de noviembre de 2014 a las 20:19, por magopepo

Maratón de Valencia, semana -6.

Imagen 821

Hola, amigos, muy buenas.

Telegráficamente, que voy muy liado: la semana pasada, la -6, más o menos bien, gracias.

Los dos pilares fundamentales de la preparación, a saber, no beber alcohol, ni gota ni gota, y correr todos los días, los dos cumplidos a la perfección. A rajatabla los llevo.

Corrí, como digo, a diario, lunes 50´seguidos, bien +  martes la distancia “mínima”, mi recorrido personal que no sé cuanto mide pero me permite anotar “haber salido a correr”, en su tiempo record, 17´42´´ (o sea, a pijo sacado, entreno corto pero de máxima calidad) + miércoles 50´, incluyendo dos Colinas mirador en Parque Cabecera y dos gradas + jueves 40´de pachanga, con Ron por El Saler, muy relajado + viernes “series”, 20´de calentamiento, un 1.000 en 4´59´´, un 500 en 2´22´´ y otro 500 en 2´15´´ + sábado 21´por recorrido “mínimo”, muy cansado y domingo entreno “largo”, 2h10´que incluyen un poco de todo, calculo que unos 90´ o 95´corridos, 20´ o 25´ andados a intervalos e incluso 15´de maravilloso baño final en La Malvarrosa.

Además fui capaz de hacer yoga el martes, navegar dos horas a vela el miércoles, bastante más exigentes de lo que podría pensarse, son entrenos duros, regateando todo el tiempo en 595, un vela ligera del que te bajas cansado y hacerme un masajito bueno y echar una hora de preparación física el viernes (pesas, abdominales y estiramientos a mi aire).

Resumiendo, que bien, muy bien.

Pesé 88,8 el domingo. Sólo 200 gr. menos que quince días antes, pero bueno, probablemente en esta semana debí bajar el kilo que me temo que aumenté la anterior, la -7, la que no me pesé. Está bien, en todo caso, esto no va de una semana más o menos, ni de medio kilo arriba o abajo. ¿Vamos en la dirección correcta, no? Pues ya está.

Ésta estoy siendo muy cuidadoso, que quiero llegar al domingo descansado y con ganas de correr. A ver si me sale una Media de Valencia medio decente, el día del primer aniversario de lo de Alicia. ¡Cómo pasa el tiempo, joder, parece que fue ayer! Llevo tres entrenos muy light (25´, 20´y 25´). Ayer vela, hoy yoga. Esta tarde, antes de irme a la reunión/cena directiva de TyO, correré de nuevo 25´, mañana y pasado dos “mínimos” extremadamente relajados. Mañana, además, muchos estiramientos, quizá masaje. El sábado fruta, siesta, descanso, mentalización, preparar material, sentir de nuevo el cosquilleo de la víspera, que ya ni me acuerdo de esas sensaciones. Y el domingo, si Dios quiere, a disfrutar de los 21.097m. Ya os contaré.

La foto es de dos de las cuatro variedades de  “SERVESETA”, que hemos elaborado y embotellado en la Falla. Casi 100 litros nos esperan la tarde del 16.11., post-maratonianos perdidos. No veas con qué ganas las voy a coger, después de 84 días de abstinencia que llevaré para entonces.

¿Telegráficamente, decías? Anda ya….

Ilusionados saludos.

Escrito el 16 de octubre de 2014 a las 17:15, por magopepo

¡¡¡Vaya semanita, la -7!!!

MARATON DE VALENCIA.  CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS DE VALENCIA.

MARATON DE VALENCIA.  CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS DE VALENCIA.

MARATON DE VALENCIA.  CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS DE VALENCIA.

004

Hola, amigos, muy buenas.

Aquí seguimos, en el camino, una vez que uno se ha puesto, no procede abandonar, no queda bien. Sigo, por tanto, con la vista puesta en la maratón, ilusionado, contento. Con el de hoy llevo cuarenta y seis días seguidos corriendo, sin probar una gota de alcohol, cuidándome.

Y eso que la semana pasada, la -7, como digo en el título, fue de las de aúpa. En otras circunstancias mías, en cualquier otro momento, no hubiese supuesto menos de pillar tres o cuatro respetables castañas y un par de kilos.

Lunes: Directiva falla hasta la una y media de la mañana.

Martes, a las 5.50 arriba, viaje de trabajo a Barcelona (*). Juzgados hasta las 14:00 e inmediato viaje de regreso. Por la noche Asamblea de Presidentes de Falla en el hemiciclo del Ayuntamiento, de nuevo hasta pasada la una.

Miércoles: Cena en Tinto y Oro, con las chicas del Balonmano Benetuser, equipo que esta temporada patrocina Soloabogados. Show del Magopepo, risas, copas (el resto,ya se entiende, yo agua tras agua), total, otra vez las dos de la mañana.

Jueves: Cena en la Falla, Mar y yo cocinamos -más o menos light- para los cincuenta que bajaron. Acabo reventaito.

Viernes: Cena huertana en la Falla. Una noche más que nos dan las tantas.

Sábado: Almuerzo fallero, o sea, por todo lo alto (yo a media altura), el resto de la mañana se dedica a elaborar nuestra propia cerveza. Comida alemana, maridada con Octoberfestbier de Hofbräu y dos Hefe-Weizenbier distinatas, ambas de Paulaner, una turbia y una tostada. Hay que beberse 160 botellas de medio litro, harán falta pronto para reciclarlas embotellando la nuestra, la que ahora está fermentando, somos cuarenta, yo no bebo. A continuación futbol en pantalla gigante (siguen las cervezas). Por la noche fiesta de cumpleaños de un gran amigo, Alfonso Faubel, 50 años. Salimos de Sausalito a las cuatro de la mañana. Todos borrachos menos uno.

Domingo: Nuevo almuerzo fallero, montaje de mesas, sillas, parque infantil, fiesta. Paellas, solemne Proclamación de Falleras Mayores y Presidente Infantil. Karaoke, barra, discomovil, festival por todo lo alto hasta las 20:00. De ahí al despacho a trabajar tres horas, que el lunes hay una vista en Madrid, en el Tribunal de Cuentas y me quedo más tranquilo si le doy un repasillo. A las 22:55 salía a correr veinte minutos, los viente minutos que más me han costado de mi vida. No podéis imaginar la de tentaciones que tuve de no bajar, de no correr, de “total-por-un-día-que-te-saltes”, etc.,etc., Pero no. Salí, corrí, regresé fuerte, con la satisfacción de las cosas bien hechas, sabiendo que la maratón de Valencia 2014 empezaba a ser nuestra, precisamente en esos veinte minutos.

Corrí los siete días de la semana, es verdad que solo dos “largos”, de 50´, eso sí, los 50´seguidos. El resto, 20, 25 o 30, cada día lo que se podía, buscando media horita entre un sarao y el siguiente. Pero los siete, al fin y al cabo. Un único día de yoga. Del resto, léase vela, toreo, preparación física, ni rastro.

Y no me pesé, claro. Aunque me he portado bien, ya digo, ni gota de alcohol y con un cierto cuidado en los mil y un saraos, adelgazar, lo que se dice adelgazar, era evidente que mucho no podía haber adelgazado, así que directamente no me pesé. Veremos mañana o el sábado cómo va la cosa.

Esta semana pinta mejor. Llevo ya un día de PF, otro de yoga y otro de vela. Habiendo corrido bien el lunes (record de mi distancia mínima, una que no sé cuanto mide, pero es donde voy comparando tiempos, 17´42´´), 50´seguidos el martes, 55´ayer, incluyendo dos colinas mirador del Parque de Cabecera y dos gradas. Esta mañana 45´, de pachanga, con Ron, al tran tran, andando y trotando suave por el Saler. Precioso estaba, por cierto.

Ilusionados saludos.

(*) P.C.: ¡Qué distinta Barcelona de la última vez! La ciudad más o menos la misma, claro, pero entonces llegué en un precioso IMX38, navegando dos días de tirón desde Gandía, ilusionado por llegar no, lo siguiente. El pasado martes, por el contrario, fui en tren, con una hora de regalo, parados en Castellón, se supone que por no sé qué rollo de un tunel y las cuatro gotas que cayeron. En marzo -¿o fue febrero?, es lo mismo- me regalé una mañana de lujo, masaje, visita a Pinocho, impresionante comida en Ca L´Isidre, siesta, copas, inolvidable cena. Sensaciones, emociones, nervios, vivencias a flor de piel. ¡Qué recuerdos, joder, qué recuerdos! El otro día fue solo trabajo y trabajo, dos declaraciones en Instrucción y para casita de vuelta. Por primera vez en las últimas ocho o diez visitas no pasé por La Boquería, no busqué ningún garito bueno para comer, me limité una carne cutre, con los clientes, en un área de servicio. Chufa.  C´est la vie, qué se le va a hacer.

P.C. II: La próxima que nos tomemos no me importaría que fuese en un sitio como el de la foto. Uno de mis clásicos, “El Pirata” en Illetes, Formentera.

Escrito el 9 de octubre de 2014 a las 15:14, por magopepo

 

© Digitus web & multimedia · Diegolleo

 
This site is protected by Comment SPAM Wiper.