Perder peso.

 

Hola, amigos, muy buenas.

Hoy, 29 agosto 2014: 96,5kg.

Empieza la cuenta atrás, como en los viejos tiempos. En 2001 bajé, sin despeinarme, de 107 a 74. Simplemente, me puse y lo hice, sin darle más importancia. ¿Porqué ahora no va a poder ser igual de fácil?

Todo está en la cabeza, en ningún otro sitio que en la cabeza. Si ella quiere, el resto se alinea, se ordena en un minuto.

Cumplo el primer y principal requisito para tener éxito. El que hace que mucha gente fracase. ESTAR BIEN GORDO. Si no se está gordo, bien gordo, no se puede adelgazar bien. Mínimas escaramuzas, quizá sí, pero adelgazar, lo que se dice adelgazar de verdad, requiere estar bien gordo. Por ahí no tengo problemas, ya digo, lo cumplo con creces.

El segundo, quererlo, desearlo, esta vez sí. No confundir con “me gustaría”. A todo el mundo “le gustaría”, pero eso es otra cosa, eso no es querer, desear. Si “te gustaría” te ha de caer del cielo, como una lotería, y esas cosas no pasan. Si lo deseas, estarás dispuesto a hacer algo por lograrlo. Si lo deseas “de verdad”, con toda tu alma, estarás dispuesto no solo a “hacer algo”, sino a “hacer lo que haya que hacer”. En ese momento, el resto es coser y cantar. Coges y lo haces, ya está. Punto. Es todo.

Lo haces porque quieres, esa es la historia, nada de fuerzas de voluntades (eso no funciona más que un rato), no, no es una historia de luchas de voluntades, de fuerzas, de nada de eso, no luchas, pasas simplemente a hacer exactamente lo que quieres, lo que deseas. ¿Hay algo mejor que hacer en todo momento lo que uno quiera? Pues eso, de eso se trata, de quererlo de verdad.

Y, ¿que es lo que hay que hacer? Cada uno sabe de sobra lo que ha de hacer, cada uno sabe de sobra lo que le va bien y lo que no, todos somos mayorcitos, la teoría la tenemos más clara que el agua. Es solo cuestión de deseo.

En mi caso, debería bastar con:

1.- Ni una gota ni media de alcohol. Lo que, por cierto, no vayáis a pensar que no me va a suponer un esfuerzo, pero es exactamente el esfuerzo que QUIERO hacer.
2.- No bocadillos. Ni uno más.
3.- Mucha fruta. Desayunar y cenar mucha fruta y poco más. Y entre comidas, los tentenpies y “resopones, de fruta. A voluntad, la que me apetezca.
4.- La comida principal, la de medio día, comer lo que haya, sin regímenes ni nada parecido, lo que haya. Eso sí, comiendo más de lo que engorda menos y menos de lo que engorda más. Pero sin amargarme la vida. Regalándome tantos caprichos sanos como me apetezca (gambas, pescadito fresco, buenas carnes, ensaladas de esas espectaculares, etc.) che, aprovechando para meter tantas experiencias gastronómicas placenteras como se presenten. Arroces, pastas, hidratos, sí, pero un único plato, moderado, sin repetir.

Con eso, y entrenando al menos el 80% de lo que me he planificado cada semana, dentro de ochenta días me presento en la salida de Valencia en un peso medio decente. ¿82-83kg.? Los otros siete u ocho que seguirán sobrando ya se perderán a lo largo del invierno.

Ya os lo iré contando.

Ilusionados saludos.

 

P.C.: Esta vez no hay “P.C.”. Cuando ya has dicho/escrito todo lo que querías decir/escribir, ¿qué sentido tiene seguir aporreando el teclado? Ninguno. No, al menos, hasta que recibas algún comentario, algún guiño, alguna respuesta, lo que ahora los modernos llaman “feedback”.

 

¿O, quizá, sí había “P.C.”? Vaya Vd. a saber.

Escrito el 29 de agosto de 2014 a las 13:09, por magopepo

El espíritu de 2001.

12

Hola, amigos, muy buenas.

Vamos a escribir algo, siquiera sea por desplazar la anterior entrada, la de la libertad o la tranquilidad que tras casi tres meses desde que se escribió, doy por leída por los pocos seguidores que nos deben quedar. No vaya a ser que, al final, de tanto leer lo mismo, ni seamos libres, ni estemos tranquilos.

La foto es de 2002, febrero, en las pistas del estadio, cien metros antes de terminar mi primera maratón. Pepe, un crío, me acompaña. Como podréis imaginar, es una foto a la que tengo especial cariño. La rescato del olvido, a ver si me motivo un poco, que falta me hace.

Unos meses antes, julio de 2001, estaba más o menos como ahora. Gordo perdido -entonces más, probablemente, pero vaya, gordo perdido entonces y ahora. Diabético perdido -ni a hacerme analíticas me atrevo ahora, solo de pensar cómo pueden salirme. Insatisfecho con la vida, con mi vida, entonces como ahora. Enredado en un bucle sin fin viendo sólo complicaciones y problemas en una realidad que muchos quisieran para sí.  Desde febrero ando “resolviendo” esa ansiedad, ese no saber darle forma a los deseos, a base de comer y comer, y claro, así no se puede. Siete kilos, siete, me he metido en cinco meses y medio.

En 2001, en parecidas circunstancias,  lo vi claro, decidí preparar y correr una maratón. Dicho y hecho, me puse, entrené, me cuidé, dejé el alcohol, adelgacé 30 kilos, disfruté, las analíticas volvieron a salir “de libro”, fui feliz. No me costó ningún esfuerzo, ni el más mínimo. Simplemente, había un deseo, vi claro el camino y lo hice.  Ahora, sin embargo, me está costando un mundo. No soy capaz, no veo cómo,  cuándo ni por dónde empezar.

Está claro que  tengo trece años más, trece, que se dice pronto y, sobre todo, que entonces no estaba, ni de  coña, tan liado como ahora. A la falla bajaba en la semana de San José, ahora soy Presidente y me lleva de cabeza, a “Tinto y Oro” iba dos veces al año, ahora soy Presidente y me absorbe, “La Cuchara Mágica” no existía, ahora la presido, entonces ni navegaba a vela, ni se me había ocurrido, ahora tengo que desdoblarme en dos barcos, el nuestro y el “Toletum-Soloabogaods”, y así hasta dónde queráis. Incluso el toreo lo tenía medio abandonado, en 2001. Pero, en el fondo, yo lo sé, lo sabemos todos, todo eso no dejan de ser excusas. Pretextos. Vanos intentos de justificar lo injustificable.

Que si llevo unos meses, cinco y medio, con las neuronas alborotadas, sí, ¿y qué?, que si el Master y sus circunstancias me han supuesto un esfuerzo extra -más sicológico que de tiempo-, que si esto, lo otro y lo de más allá, golpes bajos de la vida incluidos. Excusas, pretextos.

Es tan fácil -tan difícil- como ponerse y hacerlo. Punto.

A ver si a la de mil, va la buena. Que ya iría siendo hora.

Ilusionados saludos.

P.C.: ¡Me cuesta tanto olvidarte!

Escrito el 21 de julio de 2014 a las 19:17, por magopepo

4 Comentario

Categoria General


Miguel Muñoz.

Hola, amigos, muy buenas.

Os presento a Miguel Muñoz, para los que no le conozcáis, uno de los mejores magos de España. Acabo de rematar tres días de puente por Denia, entre navegaditas en el “Magopepo” y paellas y copas con los amigos, desconectado por completo del despacho y tratando de olvidarme -en la medida de lo posible- de los demás líos y complicaciones varias de cabeza asistiendo a su brillante conferencia en el CIVAC (Circulo de Ilsionistas de Valencia, Alicante y Castellón). Miguel desarrolla en su charla sus propias experiencias en la fusión de la magia con otras artes escénicas, especialmente danza, teatro y, sobre todo teatro físico. No es la típica  al uso en que el mago hace un juego, luego lo destripa y, si el público se deja, se lo vende. No. “Magia y Circo” es otra cosa, es un análisis profundo, teórico, muy interesante. Más que recomendable, especialmente si de crío te quedabas, como yo, mirando desde tu ventana el circo de Navidad instalado frente a tu casa, horas y horas, convenciéndote a ti mismo de que esta vez sí, de que esta vez iba en serio, de que este año, pasara lo que pasara, cuando lo desmontasen te armarías de valor y te irías con ellos por el mundo.

En un momento de la exposición Miguel hace una referencia a la libertad, a la capacidad de ser libre que tiene quien puede imaginar algo. Me ha gustado mucho, si puedes imaginarlo, eres libre, ha venido a decir. Me ha recordado a las muy conocidas, ya gastadillas citas de Einstein: “Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr” y Henry Ford: “Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, en ambos casos estás en lo cierto”. Digamos que, como en tantas otras facetas de la vida, también en el proceso de creación de una atmosfera mágica los límites de qué puedes o no lograr los pones tú, están en tu mente.

Lo que pasa, el problema, la clave de todo esto es tan vieja como la humanidad. Hace unos dos mil quinientos años ya lo dijo Tucídides,  uno de esos griegos clásicos que sirven, sobre todo, para ser citados de vez en cuando en los blogs: “Es la libertad o la tranquilidad, deberás elegir”. Y todo se debe a una elección nuestra, sin vuelta atrás. Serás libre o estarás tranquilo. No puedes tener ambas cosas.

Os lo cuenta uno que jamás tuvo valor, de crío, para marcharse con los del circo. Uno que cada siete de enero, por decir una fecha, se quedaba “tranquilo” en su casa, con sus padres, hermanos, aferrado a la comodidad del hogar, eso sí, con unas frustraciones internas de agárrate y no te menees. Pero que, con los años, ha tratado de vivir la vida libre, sin hacer daño a nadie, persiguiendo cada sueño hasta -si se han dejado- hacerlos realidad. Uno que, a los casi cincuenta años ha entendido que, a lo mejor, el próximo circo que le instalen delante de casa es el penúltimo. Uno que sigue convencido de que si lo puedes imaginar, no es para luego quedarte en el sofá esperando cómodamente sentado a que se te olvide.

Gracias, Miguel, por recordarme lo obvio. Ha sido un rato fantástico.

Ilusionados saludos.

Escrito el 28 de abril de 2014 a las 22:56, por magopepo

Juanito.

Hola, amigos, muy buenas.

La foto es de 1996, última hora de la tarde, en casa, en Denia, tras bautizar a Pepe y disfrutar de un fantástico asado argentino y algún gintonic, decidimos que lo que procedía era darnos un baño en la balsa. Estábamos felices, a gusto. Qué digo “estábamos”, éramos felices.

De izquierda a derecha, Luis Devesa, Mónica Payá, por aquel entonces novia de Santi, mi cuñado Santi Soler, un servidor, Felipe Espinosa, por China anda ahora mismo, mi hermano Carlos Asensi y, a la derecha del todo, Juan Esteve, “Juanito” para todos los amigos. Una de las mejores personas que he conocido en mi vida, y no es la típica frase hecha. Os lo dice uno que otra cosa no, pero gente conoce. Nos dejó para siempre el pasado jueves, sin avisar, se fue a traición. La vida, esa puta caprichosa, esa zorra de cabaret, igual te permite disfrutar de momentos inolvidables como te revienta con uno de sus golpes bajos. Igual te regala amigos para siempre, como te los roba de una puñalada trapera, por la espalda, sin más ni más. Maldita seas, hija de puta, ésta no te la perdono.

Juanito, te recordaré siempre, amigo, feliz como aquel día de la foto, contento de compartir mi alegría por el nacimiento de mi primer hijo, ilusionados por la vida, con tanto por delante. No me salen las palabras, no soy capaz de expresar tantas emociones. Cómo disfrutamos tantas y tantas noches en “La Bola”, qué tiempos, qué de buenos ratos, las escapaditas a Benaguacil, a “La Quinta”, a “Galaxi”, aquellos amaneceres en “Dreams Village”, las locuras en “Jardines”, cada viernes, cada sábado, no éramos, no fuimos, una pandilla sin más, como tantas otras. No. Nosotros fuimos, somos, una piña, un entrañable grupo de amigos, muchos de la infancia, tu te uniste en primero de carrera (*) con tu querido hermano, “El Marino” -cómo debes estar sufriendo, Jose, no sabes cómo te comprendo, cómo te quiero, cómo me gustaría poder hacer algo- y desde el primer día fuiste el mejor, el lider, el jefe, el que en última instancia, tenía el punto de sensatez, de cordura, que a muchos nos faltaba. ¿He dicho ya que eres -con permiso de Mar-  la mejor persona que he conocido en mi vida?

Conociste a Marta. Un beso, amiga, no tengo palabras que puedan consolarte. Te casaste con ella, te entregaste en cuerpo y alma a tu familia, a tus hijos, al amor de tu vida. La vida -maldita seas de nuevo, hija de puta- hizo que nos viésemos menos, algún arrocito en casa, sí, algún rato, claro, alguna comunión de los críos de la pandilla, la última en el tenis, o en la hípica, qué más da, no recuerdo ahora. Siempre te seguí viendo feliz, satisfecho de tu familia y amigos, lo único realmente importante en tu vida. Si, en el fondo, no era tan complicado, joder, familia y amigos. ¡Qué más se puede pedir! Y viene la hija de la gran puta y se te lleva sin más ni más. Así, ni a tu entierro me dejó asistir, a haber acompañado, qué menos, a Marta, a Jose, a los críos. Ni eso, ni siquiera eso.

Estoy muy dolido. Pero no quisiera que se me note. Seguro que preferirás que te recuerde en un taxi romano, Jueves Santo (hay que joderse, las coincidencias de los cojones) vosotros de viaje de novios, Mar y yo de turismo. Noche loca, cata de amaros, cerramos -por dentro- el Henry´s Pub, nos quedamos con los dueños, bailamos, bebimos, nos dimos un baño a cero grados, en la Fuente de los Ríos de Bernini, en la mismísima Piazza Navonna y cuando a las cinco de la mañana, nevando, empapados, logramos que un taxi nos dejase subir para llevarnos a los hoteles, la vida, sí, esa misma de antes, nos regaló diez minutos eternos. Los que pasamos en el taxi con el conductor convencido de que tú eras “Juanito”, “il vero Juanito”, el mítico 7 del Real Madrid. Y tú dándole carrete, contando el botellazo de Yugoslavia (o donde fuese, qué más da), y los títulos conseguidos, y contándole tus sensaciones en San Siro, contra el Milán…. En fin, qué te voy a contar que no sepas. Disfruta ahora que estás con el otro, con el de verdad, echaos unas risas juntos mientras le cuentas cómo te tomaron por él en Roma, una de las noches más divertidas de nuestras vidas.

Te recordaré siempre. Y, además, trataré de hacerlo, si puedo, si soy capaz, siempre feliz.

Un abrazo, amigo, un fuerte abrazo.

Al resto, hoy más que nunca: CARPE DIEM.

Emocionados saludos.

 

(*) “Primero de carrera” ya se entiende que no necesariamente quiere decir “el primer año en la Universidad”. Cada uno se tomaba el tiempo necesario, que no en vano una de las cosas que más nos sorprendían en aquel mítico, inolvidable, irrepetible verano del 82 era que “Juanito”, cuando Franco murió, ya estuviese en COU y seis años más tarde nos hubiese esperado a todos en primero.

 

Escrito el 21 de abril de 2014 a las 13:53, por magopepo

1 Comentario

Categoria General


La mejor falla del mundo.

 

Hola amigos, muy buenas.

Anteayer, viernes 11 de abril, asumí la responsabilidad de presidir en el ejercicio 2014-2015 la mejor Falla del mundo, la Falla Dr. J.J.Dómine-Port, mi falla, la que ha visto crecer a Pepe y Macarena, la que tantos ratos inolvidables nos ha regalado en esta vida.

Tras unos años complicados, difíciles en lo social, con absurdas divisiones y tensiones, solo tengo un proyecto, recomponer la unidad, volver a sentirnos bien unos con otros, olvidar todo la malo del pasado, que pasó porque pasó, hacer borrón y cuenta nueva. Escribir juntos, todos, una historia de maravillosas relaciones humanas en torno a un ilusionante reto colectivo.

Los malos rollos ardieron la noche del 19 de marzo. De hoy en adelante, me ofrezco a ser el Presidente sí, pero por encima de eso, el amigo, de todos y cada uno de los falleros que me han honrado con su confianza. Sin excepciones, sin bandos, sin amigos ni enemigos, sin partidarios ni adversarios.

A lo largo de estos pasados meses, años, he cometido algunos errores -¿Quién no?- he hecho muchas cosas, no de todas me siento satisfecho, claro que no. El viernes, una persona a la que aprecio sinceramente, con la que he pasado años sencillamente inolvidables, compartiendo responsabilidades y sueños al 50%, me hizo ver que algunos comentarios hechos precisamente en este semi abandonado blog, habían molestado, y mucho. Lo siento. Me disculpo. Están eliminados. No  volverá a ocurrir. Se trataba más de pensamientos en voz alta, de reflexiones personales, que de intentos de atacar a nadie. Pero es esa forma de pensar unos de otros -por mi parte olvidada, enterrada, fin- digo que es precisamente buscándonos unos a otros los defectos, lo criticable, como hemos terminado sintiéndonos todos mal. Y, por tanto, lamento, en primer lugar, haber pensado mal de gente contra la que nada tengo. Pero, además, muy especialmente, lamento haber hecho públicas esas reflexiones, que nada aportaban. Resumiendo, y en definitiva, que no haya duda alguna al respecto, alto y claro lo digo: Que lo siento, que pido disculpas y que, por mi parte, todo borrado, todo olvidado.

Por lo demás, no son tiempos fáciles en lo económico, pero trataremos de que las fallas de 2015 estén a la altura que nos exigen la historia y la memoria de los que nos dejaron en las manos ese pedazo de falla. Juntos podemos.

Ilusionados saludos.

P.C.: Aunque no tiene nada que ver con la falla, aprovecho y, ya que estamos, os cuento que ayer pasé un día genial compartiendo con Fernando Navarro y su familia y amigos su cuadragésimo aniversario. Con Copete, Raul Martí, Chelvano y Danvila toreamos cuatro becerras “del terreno”, hay que joderse, cuando dicen que las vacas son “del terreno” es que no valen una mierda. Salieron mordiendo, malas, pero malas malas, no nos dejaron estar a gusto. Una me metió un viaje fuerte, de hecho estoy cojo perdido, ya veremos como evoluciono, pero el hematoma es de caballo. Luego comimos y disfrutamos con la actuación del mismísimo Magopepo que, lesionado y todo, no presentó parte médico, no se cayó del cartel y tiró de su repertorio de siempre para salir del paso con resultado más que digno. Hay que ver que pundonor tiene ese tío. Veinte años en lo alto del escalafón y ahí lo tienes, con la misma ilusión que cualquier chavalín que empieza.

P.C. II: ¡¡¡¡Qué ganas tengo de que llegue el miércoles!!!!

Escrito el 13 de abril de 2014 a las 13:36, por magopepo

Dos meses.

Hola, amigos, muy buenas.

Dos meses. Vamos a ver si somos capaces de ordenar las alborotadas neuronas, de centrarnos, de concentrarnos, de retomar los buenos propósitos con que arranqué el quincuagésimo año y nos ponemos las pilas de una p.vez. Vamos a ver si somos capaces de portarnos bien durante esas nueve semanas, de no abusar en comidas, cenas y saraos y de entrenar con una mínima constancia que hay que ver lo que me está costando esta vez. A ver si hasta el 7 de junio -que, me pillará en Formentera, si Dios quiere, en plena regata Calpe-Formentera-Calpe- pierdo unos cuantos kilos, me pongo en forma y vuelvo a creer en el proyecto. Que falta me hace. Y retomo el Streak Running, el judo, el yoga, cojo la bici dos ratos, sigo toreando cuando se pueda, empiezo a nadar, en definitiva, a ver si me cuido en serio, que ya va siendo hora.

Ayer salimos a entrenar con el Toletum II-Soloabogados, echamos un día en el mar de escándalo. Con José Luis, el patrón, su novia, Mariola y Txema, disfruté de un día de ensueño. La foto es de hace mes y medio, de las pasadas 200 millas, está chula, os la dejo, para los que no conocéis el barco:

Toletum-SOLOABOGADOS

 

 

Dos meses en los que haremos la Ruta de la Sal y la Calpe-Formentera-Calpe. Con sus correspondientes traslados. Además de sacar el Magopepo a varadero del 22 al 27 de mayo, para pintarlo, repasarlo, hacerle dos tonterías y dejarlo como nuevo por si ha de correr alguna regatita de club este verano.

Dos meses, ya digo, no parece que sean mucho tiempo y, sin embargo, bien aprovechados, pueden regalarte cuatro ratos inolvidables, de esos que justifican una vida. Dos meses, me gusta esa unidad de medida. Si echase la vista atrás, que no suelo, me encontraría con dos meses atípicos, ajetreados, con  conflictos entre cabeza, corazón, obligaciones, tentaciones y caminos. Medio abandonados los entrenamientos, las buenas costumbres, la espartana disciplina -si es que alguna vez existió- en favor de fallas, viajes, fiestas, amistades de las de verdad, comidas y cenas. Es lo que hay. Que nos quiten lo bailao. Ahora toca mirar adelante, definir qué queremos, qué no queremos, qué deseamos, qué no, para el resto del año, para lo que queda de proyecto Q. Y para ese futuro que un buen día se presentó sin avisar. Es el  momento de comprometernos en serio, de verdad, con esas buenas intenciones, apasionadamente, tanto cuanto la situación exija.

Dos meses. Me encantará compartirlos contigo, que sigas entrando por este abandonado sitio de la I´net de vez en cuando y sepas que sigo ahí, como siempre, cayendo, levantándome, paso a paso tratando de disfrutar el camino de la vida. Con más ganas que nunca de ensancharla, ya que alargarla no se puede.

Ilusionados saludos.

 

 

Escrito el 6 de abril de 2014 a las 15:43, por magopepo

Levántate y anda.

Hola, amigos, muy buenas.

No, no se me asuste nadie por el título, no va esto de religión ni milagros. ¿O quizá sí?

Ayer sábado tuve el privilegio de poder asistir, con Mar, Pepe y un compañero a la Gala Benéfica que organizaron mis amigos Jandro, Jorge Blass, Nuel Galán y Nacho Diago a través de Abracadabra a beneficio del ambicioso Proyecto Volver a Caminar, altruista e ilusionante resultado de la unión de Proyecto Lazarus y la Fundación Fenexi que tiene por objeto recaudar fondos para la investigación médica encaminada a la curación de la lesión medular completa.

Estuvieron inconmensurables los cuatro. Jandro más Jandro que nunca. Divertido, inteligente, ácido a veces, mordaz sin sobrepasar las líneas rojas, muy auténtico, tierno. En el fondo, mal que le pese, Jandro no deja de ser un romántico al que le cae la baba con su niña y que se emociona poniendo un teatro en pie para desearle a Mercedes un feliz 84º cumpleaños . Impecable, como siempre, en su papel de presentador, de conductor de la gala. Jorge Blass, clásico, elegante, técnicamente perfecto, seductor, el perfecto yerno mago. Nuel Galán, transgresor, fresco, innovador. Hay que joderse, las nuevas generaciones manipulan en manga corta -y muy bien, por cierto. Y Nacho Diago muy sentimental, nostálgico de los tiempos de la EGB, los TBOs y la nocilla, siempre la nocilla. Ya os digo, cuatro pedazos de artistas en estado de gracia que nos deleitaron en una gala variada, con ritmo, de máxima calidad.

Pero, siendo eso importante, que lo fue, anoche lo que realmente valió la pena fue ver ese Palacio de Congresos abarrotado, más de mil personas detrás de un proyecto, de un sueño, de una ilusión. Si alguna vez fui escéptico respecto de las posibilidades de curación de esas lesiones, ayer, desde luego, dejé de serlo. Juntos podemos. Se presenta un colaborador más para lo que gustéis mandar. Llevo años encabezando este blog con lo de “Dónde hay un deseo, hay un camino”. Ayer supe porqué. Gracias, amigos.

Nunca seremos tan jóvenes. Hagamos lo que haya que hacer, ahora, no cuando sea el momento adecuado, no, ese momento es ahora. Ha llegado el momento de dar un paso al frente. Es como cuando estás delante de las brasas, que sabes que al otro lado está el resto de tu vida, que una vez las atravieses, serás otra persona, pero tus miedos, tus prejuicios, tu comodidad, tus neuras no te dejan dar el único paso realmente difícil, el primero. Decía al principio que esto no va de milagros, o quizá sí. Yo, desde luego, prefiero seguir creyendo en ellos. Vaya mierda de mago sería, si no creyese en la magia, en las magias. Levántate y anda. Y, si puede ser, déjame acompañarte. Será una de las cosas realmente importantes que pueda hacer en esta vida. Será un placer.

Ilusionados saludos.

Escrito el 30 de marzo de 2014 a las 21:46, por magopepo

Bronce.

Hola, amigos, muy buenas.

Estaba yo tan a gustito escribiendo una entrada en el abandonado blog con el título “Cartas”, haciendo unas reflexiones sobre la poco menos que perdida costumbre de tomar papel y pluma y escribirle a alguien una carta “de las de toda la vida”,  lo que eso representa en estos tiempos, cuánto yo lo valoro, sobre la certeza que puedes tener de que hoy día el remitente o bien  es un romántico incorregible que, además, te quiere mucho, o bien está en prisión.

En esas andaba cuando ha sonado el móvil. La actualidad manda, el blog en riguroso directo, lo nunca visto. BRONCE. Pepe, mi querido Pepe, acaba de ganar hace diez minutos la medalla de bronce en el Campeonato de España de Sambo, en Cáceres. Para los que no lo sepáis, el sambo es una disciplina de lucha, parecida al judo. Una especie de mezcla entre el judo y la lucha libre. Empiezan de pie, como en judo, pero siguen en suelo, como los de lucha. No paran el crono, no paran el combate cuando pasan a suelo, se permiten algunas técnicas propias de la lucha que en judo están prohibidas, pero vaya, al final no deja de ser una especie de judo raro que proviene no de Japón sino de Rusia. O, dicho de otro modo, un deporte que, al menos en España, se caracteriza porque vienen los de judo y les ganan.

Tercero de España implica muchas cosas. Además de la satisfacción personal, de la recompensa al esfuerzo, del premio a haberse cuidado estas fallas y mantenerse en su peso (cuatro años lleva ya compitiendo hasta 60kg.) , digo que, además de todo eso, la medalla en un nacional implica el reconocimiento oficial como deportista de élite, lo que le permite el acceso a la Universidad con algunas ventajas, tanto para entrar, como para flexibilizar los planes de estudio.

Añadir que no ha ganado la semifinal por el canto de un duro, que podría haberse metido en la final, etc.,etc., está de más. La cuestión es que Pepe es un puto crack y punto. Por si te da por entrar a cotillear por el blog de tu padre, que lo sepas, chaval, que estoy muy orgulloso de ti. E N H O R A B U E N A.

Aprovecho y resumo un poco el último mes y medio del proyecto “Q”.

Vela: Salí con “El X” en las 200 millas de Altea A2. Condiciones muy duras, roturas de material (mayor y génova a la mierda, con perdón) y tras seis horas de lucha nos retiramos. De treinta y tantos barcos solo terminaron siete. La travesía de regreso hasta Barcelona, simplemente maravillosa. ¡Barcelona, siempre nos quedará Barcelona, la ciudad de los penúltimos sueños! El calendario de regatas para 2014 con el Toletum II-Soloabogados ya está cerrado: Ruta de la Sal en abril, Calpe-Formentera-Calpe y Dragonera en junio y Copa del Canal en octubre. Trataré de hace un par más con “El X”, A2, y alguna de club por Denia o alrededores con el “Magopepo”.

Toros: Buena feria de fallas, ambientazo de lujo en “De Tinto y Oro” asociación que me honro en presidir. Exposiciones, conferencias, entregas de premios, programas de radio en directo y tertulias, meriendas, cenas, tapeo del bueno, los socios encantados, che, un éxito. Me ha supuesto un enorme esfuerzo desdoblarme entre TyO y la Falla, pero ha valido la pena. Yo retomo los entrenamientos taurinos mañana mismo, en Los Chospes (Albacete), donde mata Emilio Huertas un toro a puerta cerrada. Haremos “tapia” a ver si nos dejan darle cuatro pases a la becerrita que le echen por delante para calentar. Salvo que la fiesta en El Callejón de los Gatos de esta noche, celebrando lo de Pepe, se nos vaya de las manos, que espero que no. El domingo siguiente, día 30, estamos gestionando a ver si “nos anunciamos” en alguna otra ganadería de por la zona. Lo del festival de diciembre sigue en pie.

Carreras: Corrí la Maratón de Cobeña, memorial de Alicia. No la pude terminar, no estoy para 42195, pero sí me di el capricho de correr un poco más de media, disfrutar con los amigos y echar un gran rato recordando a la que nos dejó. Desde entonces llevo un mes con las neuronas “mareadas”, la cabeza en otras cosas y sin entrenar ni poco ni mucho. Hoy he vuelto a ponerme las pilas, a salir a correr media horita. Trataremos de ser constantes, de llegar al menos hasta Semana Santa portándonos bien.

Falla: Dejo constancia de mi reconocimiento público a Miguel Rocafull, “Rocata”, enorme Presidente, que ha sacado adelante unas Fallas maravillosas.

Magia: El Mago Pepo actuó, como cada año, en la Falla. No sé por qué, creo que esta ha sido de mis tardes más redondas, de las más exitosas, me salió bordada. Acabé con transformación de paloma de cartón en una de verdad, su desaparición y luego, ya “reaparecida”, un buen rato con todos los críos rodeándome, jugando con “Pepita”, tocándola, haciéndose fotos conmigo, che, como los grandes magos de verdad.

Y poco más.

Ilusionados saludos.

 

 

Escrito el 22 de marzo de 2014 a las 14:05, por magopepo

Aburrimiento.

Hola, amigos, muy buenas:

El otro día me enviaron una de estas chorradas tan de moda últimamente. Esta:

IMG-20140112-WA0003

 

 

 

Me dio por pensar que hay gente por ahí que se tiene que aburrir muchísimo para que se le ocurran estas paridas. Sí, sí, ya sé que hay paro, crisis y todo eso, pero es que, además, hace falta estar aburrido. En fin, no es mi caso, no se puede decir que me aburra, precisamente. Por no tener, no tengo tiempo  ni de escribir con una mínima regularidad en este abandonado blog. ¡Qué se la va a hacer!

Ayer tuvimos una cena con los compañeros de un Master en Mediación que estoy haciendo. Una noche mágica, y no solo por la actuación del Mago Pepo en el Microteatre, un curioso local en Ruzafa -cómo disfruté sintiendo la fuerza, el impacto, la belleza del desconcierto, las risas, los asombros, la ilusión,  provocados por mis cuatro efectos de siempre, invisible, agua, ahorcado, metro, pincho, visa- sino, sobre todo, especialmente, por las gratísimas relaciones humanas compartidas. Conocer personas maravillosas y echar con ellas un rato como el de anoche es, en si mismo, un placer sin igual. Un millón de gracias.

Por lo demás, aprovecho y os cuento como va el proyecto “Q”:

1.- Toros: Sigo asistiendo a la Escuela de Valencia todos los viernes que no tengo Master. Toreando de salón tanto como puedo. Y con los trastos siempre en el maletero, listo para cuando “mi apoderado”, como cariñosamente llamo al maestro De la Viña, me llame para decirme que tenemos vacas. El festival de diciembre sigue siendo mi gran objetivo para este año.

2.- Vela: las 300 de Moraira no pudieron ser. Pero a final de febrero (28.02 al 02.03) si Dios quiere y no se tuerce nada, sí voy a correr las 200 millas A2 de Altea, con “El X”, un precioso IMX38 con el que ya hice un par de regatas la pasada temporada. Alejandro Pastore y yo, mano a mano. Regata exigente, 200 millas no se hacen en un rato, y al ir sólo dos tripulantes la exigencia física es alta, pero bueno, como se suele decir, sarna con gusto no pica. Ya tengo ganas de que llegue, ya. El pasado domingo, por cierto, bajamos Mar y yo el “Magopepo” de Valencia a Denia. Travesía movidita, con 27 nudos de viento y olas más que respetables. Como un campeón se portó navegando a la francesa, solo con su génova nuevo.

3.- Carreras: En ocho días, el 16 de febrero, tendremos el primer gran reto, la Maratón de Cobeña, memorial Alicia Valverde. No llegaré fino, ni mucho menos. Hice 38 días seguidos de Streak Running, eso de correr a diario. Y he seguido luego alternando más o menos, día sí, día no. Solo he bebido alcohol dos días en lo que va de año, hace una semana en Tinto y Oro, con ocasión de merienda cena que siguió a la película “Tú solo” con José Antonio Carretero, Javier Vázquez y Manolo Carrión como tertulianos de lujo y ayer, mágica noche la de ayer, con los compañeros del Master. Y sí, he perdido algo de peso, por los 93 (d.d.C.), andamos, pero claro, no bastará. Habrá que tirar de recursos mentales, desempolvar los viejos trucos del desierto, tener la cabeza muy fría para el análisis y muy caliente para echarle cojones, tirar adelante como sea y terminarla. Alicia se lo merece. A la de Roma, 23.03., espero llegar mucho mejor.

4.- Judo: Aun no he ido ni un día. Martes y Jueves estoy asistiendo de ocho a diez de la  noche a clases de Capitán de Yate, hasta que no termine el curso no creo que pueda sacar tiempo para el judo. Pero vaya, que este año me saco el cinturón negro, con mi hijo Pepe haciéndome de Uke, eso lo saben los chinos.

Y poco más. Las fallas a la vuelta de la esquina, estoy tratando de echar  una mano a mi amigo Miguel Rocafull, Presidente. La presidencia de “De Tinto y Oro” me sigue robando mucho tiempo. Y “La Cuchara Mágica” la tenemos un poco desatendida, y ya me jode, ya, pero a todo no llego. El proyecto “Veles i Gents” parado, de momento, por falta de tiempo y viendo a ver cuándo le pegamos un empujoncito al Camino de Santiago, que nos quedamos en Tembleque y ahí seguimos.

¿Aburrimiento, dices?

Ilusionados saludos.

 

Escrito el 8 de febrero de 2014 a las 21:15, por magopepo

El Quincuagésimo.

Hola, amigos, muy buenas.

La vida sigue. Hace un par de días cumplí cuarenta y nueve años. Sí, sí, ya sé que las velas son de 44, pero eran 49. Para la foto le cambié mi 9 por su 4 a Paula, la amiga del alma de mi niña Macarena, que cumplía 14:

 

 

 

 

Pistoletazo de salida del que deseo sea un año muy especial. Medio siglo no es cualquier cosa, no me apetece dentro de 363 días la típica fiesta “sorpresa” y a otra cosa, no.

Para este año me he marcado algunos objetivos. Os sonarán, nada que no hayáis oído antes, sólo que esta vez quiero que se cumplan de verdad.

Por orden:

1.- Toros:  Se podría decir que es mi gran objetivo del año. Torear tanto como se pueda durante todo el año, de salón en la Escuela de Valencia los viernes por la tarde, en el campo cada vez que haya ocasión. Y llegar a diciembre 2014 flaco, entrenadísimo, fuerte, mentalizado,  en condiciones de anunciarme en público, en serio, en ese festival que quiero montar en la plaza de Ondara, a beneficio de la Fundación Abracadabra, arropado por cuatro figuras del toreo. Ese es, hoy por hoy, mi mayor sueño. Y por la tarde todos a Denia, a casa, a celebrar el final del Quincuagésimo proyecto, a brindar por el siguiente medio siglo.

De momento vamos entrenando. Hace un par de semanas me escapé con Mar a lo de Sancho Dávila, en Santisteban del Puerto, Jaen, finca Puertolaca, a tentar un par de vacas. Me acompañaron el maestro Rafael de la Viña, con su preciosa niña, Juncal,  y el novillero local, sin caballos, Daniel García, anotad ese nombre, tiene clase y cojones para hacer dos o tres figuras. El de la izquierda  es el ganadero:

Las vacas salieron extraordinarias. Os dejo un par de fotos, la primera citando a pies juntos. Al fondo, a caballo, Antonio García, padre de Dani, extraordinario picador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y esta otra ofreciéndole los pechos a la vaca, que se arranca con bravura a la muleta. Ya os digo que salieron excelentes:

Bueno, ¿además de toros, qué?, se preguntará el lector, si es que queda alguno.

Sigamos con “El Q.”:

2.- Vela: Aquí el reto no se hace esperar tanto, vamos a empezar la temporada corriendo ya en enero (22 al 25.01.14) una regata mítica, “Las 300 millas de Moraira”. La haremos  a tres, Txema, Jose Luis y mi menda con el “Toletum II-Soloabogados”, ese pedazo de First 41S5 que desde el despacho vamos a volver a esponsorizar un año más. Durante al año haremos cinco o seis más, seguras La Sal y La Dragonera, en la que defenderemos el primer puesto de 2013, las restantes por definir. Y espero que caigan dos o tres más con “El X” de Alejandro Pastore. Y en los fines de semana que no haya nada, que en broma, en broma, no serán muchos, seguir divirtiéndome con Mar y nuestro chiquitín en las regatitas de club de Denia, Javea, Oliva o dónde se tercie. Con, además, una semana de crucero familiar, este año, D.m., por Mallorca en agosto, ya estará bien de barcos, ya.

Bueno, y seguir cuidando el “Magopepo”, que este año cumple 46 añitos. Darle mucho cariño, mucho bricolaje, muchos mimos, que se los merece. De momento acaba de estrenar génova y foque. Como un tiro va, a sus años, con todas sus velas nuevas.

3.- Carreras: Voy a correr un mínimo de tres maratones, a saber, Cobeña el 16 de febrero y Roma el 23 de marzo (en ambas estoy ya inscrito),  más Valencia en noviembre. Y, muy probablemente, si para mayo ya estoy flaco, flaco, de verdad, una larga, o los 101 de Ronda, o la Maratoimitja de Castellón al Penyagolosa, ya veremos. Pero el gran objetivo, el de verdad, es llegar al 19 de octubre como nunca y correr ese día, aniversario de lo de Alicia, la carrera de mi vida, la media maratón de Valencia en compañía de mi hijo Pepe. Será su debut en media maratón y, desde luego, si quiero ir con él, ya puedo espabilar, está haciendo los 10K en 44´, pesa 60kg., entrena a diario, en fin….

No me pongo objetivo de triatlón. No, al menos, “oficialmente”. Si se me cruza alguno en el camino, ya se verá qué se hace.

4.- Judo: Este año, sí o sí, me saco el cinturón negro, con Pepe haciéndome de Uke.

Para cualquiera de ellos necesito imperativamente ponerme flaco cuanto antes. Además de cuidarme, limitar tanto como sea posible comidas, cenas, saraos, catas, fiestas y eventos varios, lo que, en mi caso, no es fácil, de verdad os lo digo, entre Cuchara Mágica, Circulo de Ilusionistas, De Tinto y Oro, la Falla, el Drink-Team, la Peña Despacito y algún que otro compromiso profesional, no es fácil, digo que, además de cuidarme, me he apuntado a una historia que está de moda entre corredores, “streak running”, le llaman. En síntesis, se trata de salir a correr todos y cada uno de los días del año, un mínimo de 20 minutos. De momento llevo cuatro días, veremos cuánto aguanto. Pero vaya, esto no es en si mismo un objetivo, sino una ayudita. Al menos por ahora, si aguantase meses y meses igual ya le cogía cariñó a la idea de echar un año entero.

Ensanchando la vida.

Ilusionados saludos.

Escrito el 29 de diciembre de 2013 a las 19:35, por magopepo

 

© Digitus web & multimedia · Diegolleo

 
This site is protected by Comment SPAM Wiper.