Hola amigos, muy buenas.

La foto está tomada a las ocho y pico de la tarde del pasado sábado, tras una intensa, inolvidable  jornada campera en la finca “Los Jarales”, en Puebla del Príncipe (Ciudad Real), donde tienen su ganadería los hermanos Parra, Clemente y David, matador de toros, apoderado de José Calvo  y empresario taurino este último.

Tentadero de vacas con Tomás Sánchez, matador de toros anunciado en Julio con la de La Quinta, está fuerte, fino, como nunca. Suerte, Tomás, a ver si fuese verdad. Y con David Parra, el ganadero, que salió a darle unos pases a una vaca con su chaval de tres años en brazos. Y con Vicente Dánvila, también en plena  forma. Y con David Sevilla, novillero onubense, va sin caballos. Y con José Copete,”Copetillo”, genio y figura, matador, banderillero de pro, profesor de la escuela de Valencia, excelente profesional, mejor persona. Y con uno de los aficionados prácticos que mejor torean de España, mi amigo Fernando Navarro, a éste a eso de las siete y media de la tarde andábamos entre todos montándole un festival  para desafiar a Suarez Illana. Y, sobre todo, amigos, por favor todo el mundo en pie, con el maestro Pepe Luís Vazquez.

Uno de mis ídolos en aquellos años ochenta en que, junto con Mar, le dimos unas cuantas vueltas a España viendo toros. El sábado le conté, entre copa y copa, que, si bien yo era en aquellos años Manzanarista confeso, le admiré siempre, que fue uno de mis referentes artísticos, que en torno a su figura nos echamos muchas tertulias, risas, discusiones. Que Miguel Uceda, abogado, compañero, buen amigo del que lo último que sé es que anda por Madrid, llevando temas de minas, uno de los mejores aficionados que he conocido, digo que Miguel admiraba como nadie al maestro Pepe Luís, le veneraba, le idolatraba. ¡Cuánto hubiese dado por estar el sábado en “Los Jarales”! Todo eso le iba contando entre anécdota y anécdota, entre  recuerdo y recuerdo, su faenón de novillero en Valencia, la alternativa del Soro, con Paco Camino, la inolvidable de Madrid, cuando la despedida de Antoñete, el precioso recuadro que le escribió Antonio Burgos en ABC el día siguiente al cornalón de Sevilla, gris y oro, tarde de Corpus, alternando con Juan de Dios Pareja Obregón. Todo eso y más. El sábado, entre copa y copa, definitivamente, amigos, fui feliz.

De las mil anécdotas me quedo con una que, de paso, me sirve a mi para ilustrar como llevamos lo de mi preparación atlético deportiva, para que os vayaís imaginando como estamos:

Corrida nocturna en el Puerto de Santa María. Da comienzo a la poco taurina hora de las 11 de la noche. Pepe Luís, en su primero, mal. Pero mal, mal. Bronca de las de verdad. Cuando va a salir su segundo piensa el maestro algo así como “¿Que no saldrá éste, se dará un golpe contra el burladero y se quedará seco, frito, en el sitio?” Pensarlo y suceder, todo uno. El matador fingiéndose compungido, en el fondo, por dentro, encantado de la vida. Que ya se sabe, que cuando uno no está, no está. Cosas del arte. En esas llega el delegado gubernativo y le dice que el empresario, que debía haberse tragado el cuento del compungido, le regala el sobrero, para que se desquite de tanta mala suerte. Y la respuesta del maestro, genio y figura:

“Dígale usted al Sr. empresario que se lo agradezco mucho, que me encantaría, pero que no son horas.”

Pues eso, que cuando no son horas, no son horas.

Gracias por todo, maestro.

Ya que estamos, un par de fotos mías, con una vaca extraordinaria:

Despacito, relajado, a gusto, llevándola más o menos embarcada en la muleta. Se adivina el giro de muñeca que debería permitirme terminar el muletazo detrás de la cadera. O no, vaya usted a saber.

Y la segunda, inicando un muletazo bonito:

Salimos de la finca tardecito, agradecidos, contentos y nos fuimos a dormir a Villanueva de los Infantes, a un antiguo convento donde Quevedo pasó sus últimas horas, hoy “Hostería del Buscón”. Mal. Eso sí el pueblo es precioso y de la cena en “Rest. Jaraiz” salimos con la sensación de que hubiese podido estar muy requetebien, de no ser por cómo íbamos nosotros. No sé si me entendéis. Habrá que volver otro día con Guille y Sofi sin habernos puesto morados antes.

Por último, vamos con los entrenos de la semana:

lunes, carrera a pie, 30´. 3 x (4´C/1´A) + 15´seguidos.

jueves, carrera a pie, 45´. 6x (6´30´´C/ 1´30´´A).

Ya supongo que parecerá  poco, dos días, sin natación ni bici, ni gimnasio, ni ná, pero es lo que hay.

Dada la situación he optado por reestructurar la temporada, digamos. Al Gran Trail iremos, total, está pagado ,pero vaya, objetivo, objetivo no diría yo que siga siendo. Al Ironman de Regensburg, no. No me apetece perderle el respeto, el poco que ya de por si le tenía, al Ironman. Los objetivos se trasladan, directamente, a después del verano. El principal es ahora la maratón de Atenas (31.10). De ahí el cambio en el cómputo de semanas, la pasada ha sido la -21. Ves, ya vas otra vez desahogado, sin problemas, ya vuelve a quedar un mundo.

Como digo, haremos el GTP,o lo que se pueda de él. Antes, la semana que viene, del 19 al 26 de junio me voy a hacer una travesía por el Pirineo, “La Senda de Camille”. Luego, tras el Trail y hasta final de julio lo que apetezca, en plan pretemporada, gimnasio, cuestas, fortalecimiento, trabajo de fuerza. Diez días al Camino de Santiago, con Mar, hasta el 10 de agosto, más menos. Las Pedroñeras-Toledo. Andar y disfrutar del Camino. Y a partir de la vuelta, ya veremos, tal vez me haga el ánimo de preparar un poco el 1/2 Ironman de Canet, al lado de casa, el 3 de octubre. Luego nos vamos a París, a la carrera 10. el 10.10.10, a las 10h.10´10´´ estaremos corriendo por el centro de la ciudad eterna. Y el 31 lo de Atenas. Podría ser un bonito mes de octubre. Ya veremos.

Ilusionados saludos.