Hola amigos, muy buenas.

No se puede decir que la vigesimoséptima vez haya sido muy especial por nada, digamos que, simplemente, me dejó moderadamente satisfecho. Que no es poco.

4h.55´. Dieciocho minutos menos que en Noviembre en Florencia. Sin pararme a andar hasta el km. 25, tal y como yo mismo me había marcado como objetivo. Pasando la media en 2h.10´, mejor tiempo en media maratón de lo que va de temporada, con margen suficiente para hacer una segunda media muy relajadita (2h.45´la segunda media), parando cada vez que se me antojase, jugueteando con el tiempo, con las sensaciones, buscando entrar dentro del tiempo oficial y poco más. Quién busque una crónica larga, chula, de esas de emocionarse, que pegue una miradita aquí al lado. En el apartado “10 crónicas” he puesto algunas de las que he ido escribiendo a lo largo de estos años y que, por una u otra razón, me gustan. Puede que encontreis alguna que todavía esté en buen uso.

Puestos a destacar algo de la maratón de ayer, los muchísimos ánimos recibidos a lo largo de toda la mañana, amigos, familiares, tanto dentro como fuera de la carrera, sin parar, no había kilómetro en que no me saludase alguien. Correr en casa, por tu ciudad, sin parar de recibir apoyo, es una gozada. Ayer lo hice sin más pretensión que simplemente terminar, terminar bien, sin mayores problemas, sin agobios, sin presión. Salió perfectamente. Un buen entreno para Ronda, allí la historia será bien diferente, allí sí, quiero llegar en las mejores condiciones posibles.

Hoy tocaba natación, pero no va a poder ser. Al medio día en vez de nadar me he regalado un masajito y ahora me marcho al CIVAC, a una Asamblea General en la que, entre otras cosas, se abrirán las inscripciones al Congreso Mágico Nacional de septiembre. A ver si en una próxima entrada os cuento con más detalle como va la organización del evento. Así que hoy, descanso total. Por un día que no entrene uno no se va a acabar el mundo. Que, en el fondo, el domingo que viene tenemos otra maratona esperándonos en Sevilla.

El sábado salí a darme un garbeo con la bici con el amigo Coppi, dos horitas muy relajadas, sin más. Le medio convencí para venirse conmigo a la Quebrantahuesos, le salva que ya se han agotado las inscripciones.

El resto de la jornada de ayer, comida y sobremesa con Garbanzito y Pilar, Stani y Marilo, casi mejor que lo cuenten ellos.

Ilusionados saludos.