Hola amigos, muy buenas.

Mañana me hubiese debido subir a un avión y partir para el desierto, a reeditar las maravillosas vivencias de 2009. No lo haré, ya lo dijo El Gallo, lo que no puede ser, no puede ser y, además…

Soy hombre de palabra y prometí a Xelvatico, a Josepepe y, sobre todo, a Mar que si no estaba en forma no iría. Punto.

Para no enrollarme mucho, os copio y pego un correito breve que le mandé ayer a una buena amiga, Luz, que amablemente me enviaba muchos ánimos:

Hola Luz, qué alegría!!

Muchas gracias por tus cariñosas palabras.

Yo no tengo derecho a quejarme de nada, trabajo bien, familia bien, retomando viejas aficiones, navegando a discreción, con un velerito chiquitín que me he comprado y como tripulante de un barco de regatas, grande; viajando, comiendo, bebiendo, viendo toros, fallero, che, de todo un poco. Pero, amiga, con las neuronas rebeladas contra el entrenamiento de la carrera a pie. No hay manera. Y muy gordo. No, desde luego, en condiciones físicas, ni psicológicas, de enfrentarme de nuevo al desierto. Si ya de por sí se dice que segundas partes no sé qué, en este caso hubiese sido un clamoroso error.

No, no voy. Es una pena por la inscripción pagada (por cierto, voy a ver porqué no salgo en el listado, pagada la tengo, joder, y aunque les dije que no iré, podían mantenerme en el listado, siquiera fuese por estética), pero no tenía sentido.

A ver si el año que viene estamos de verdad en forma.

Agradecidos saludos, besos, ternura…..Recuerdos a Misael.

Pues eso, que de momento los únicos sables que veo son los de la vela mayor del “magopepo”. Por cierto, vaya la que se nos formó el domingo delante del Cabo de San Antonio en cuestión de cinco minutos. Las olas por encima de la cubierta, rociones, frío, Pepe preguntando completamente en serio si nadando llegaría a la costa, con un mar de tres pares de … y rachas por encima de 20 nudos. Muy divertido…cuando lo recordábamos un rato más tarde con el mejor gin-tonic de Denia, en Miguel Juan, un garito de toda la vida donde Juan Luís, el encargado, todo un experto en ginebras, licores, un gran tipo, se divierte sirviéndotelo como es de ver en la foto:

Ilusionados saludos.

P.C.: lo que sí voy a correr, D.m. es la maratón de Valencia, en noviembre. El otro día aposté una cena con Josepepe, como en los viejos tiempos, y esas me gusta ganarlas.