Hola amigos, muy buenas.

La foto es de la salida de la Media de Valencia, hace cinco semanas, pero bien podría ser de la Maratón del domingo pasado, la trigésimo octava en mis cuarenta y seis años.

Había dedicado mucha ilusión, bastantes horas y algunos eurillos a coordinar, definir, contratar y patrocinar el programa de animación de la carrera y no me apetecía perdérmela. Lógicamente, con 90,8kg. y sin un entrenamiento adecuado, bueno, ni adecuado ni sin adecuar, en realidad, era evidente que iba a sufrir como un perro, los milagros son en Lourdes. Pero bueno, ya está terminada, una más. 5h.25´no son, obviamente, una gran marca, pero me “salvan la temporada 2011”. Y, además, suponen casi dos horas menos que la inmediatamente anterior, la de Atenas 2010. En resumen, que está bien, que estoy contento.

Por lo demás, dado el evidente abandono que sufre este pobre blog, al que, que me conste, le deben quedar ya sólo dos lectores, mis fieles amigos Antonio y Eduardo, no me ha sido difícil releer la última entrada, la de las zanahorias. No deja de ser curioso ver, con perspectiva de unos cuantos meses (reitero disculpas por el abandono), lo que uno se proponía como objetivos y dónde estamos. Vamos por orden:

a) Maratoimitja 2012: Sigue siendo, efectivamente, hoy por hoy el gran reto deportivo y la motivación para intentar adelgazar de verdad -estoy a punto de ver el 8 por delante en la báscula-, clara condición sine qua non para hacer un papel medio digno en mayo.

b) Toros: La del 2011 ha sido, de largo, la temporada que más hemos disfrutado Mar y yo en los últimos años. Nos hemos visto todas las corridas de Valencia y, además, hemos viajado bastante por toda España siguiendo al maestro Manzanares ¡¡Qué pedazo de temporada se ha marcado!!, pero no sólo (3xMadrid + Goyesca de Ronda + Alicante + Gandía + Chelva + Albacete + Castellón). A lo que hay que añadir unas cuantas clases tomadas en la Escuela de Valencia y alguna becerrita que otra toreada con los amigos. Las dos últimas, una del Sierro, la otra de Torrealta, hace tan solo dos semanas. Os dejo un par de fotos chulas:

Esta primera, a la vaca del Sierro, un derechazo largo, estirándome con ella, dándole salida. Es cierto que la muleta no se ve planchadita, mona, pero el conjunto del muletazo sí me parece que transmite fuerza, dominio.

Che, que me gusta, y como el blog es mío y, de momento, lo leen dos y son amigos, pues la cuelgo y a quien no le guste, que no mire.

La siguiente es con la vaca de Torrealta, transmite más sensación de relajación, de estar a gusto:

Lo del festivalillo benéfico-fiesta para amigos-o lo qué sea que comentábamos allá por junio sigue en pie, dejadme que termine de ponerme fino, que entrene un poco más, que termine de verme en condiciones y lo organizamos. ¿Para febrero/marzo, quizá?

c) Vela: Me proclamé Campeón de España de Vela Crucero RI con el “Cuadernos Rubio” en el campeonato celebrado en septiembre. No me preguntéis cómo, de repente me vi inscrito con una tripulación de altísimo nivel, semi-profesional en el barco ganador. Son cosas que pasan, es como si juegas a futbol en regional preferente, un día aparece por tu casa Leo Messi, le haces un arroz de langosta y a la semana te ves en el once titular del Barcelona ganando la final de copa en el Bernabeu. En mi caso, el Messi del ejemplo es un buen amigo, Nacho Braqueais, regatista de élite, profesional de prestigio mundial y lo de la paella de langosta en Denia, con todo lo que suelen conllevar, obviamente, no es sólo una metáfora. Ni que decir tiene que flipé en colores, que disfruté como un enano y que todavía no he bajado de esa nube deportiva.

d) Judo: Lo del examen de cinturón  negro, con Pepe, sigue en pie, pero para el próximo verano.

e) Teatro: lo del Tenorio, finalmente, no cuajó.

Podría estar una semana escribiendo, además, sobre viajes (Colombia+Argentina en agosto, memorable), amigos, comidas, garitos, vinos, magias y demás, pero por hoy será suficiente. A ver si no pasan cinco meses hasta la próxima entrada.

Ilusionados saludos.