Hola amigos, muy buenas.

Quedan ya solo doce días para los 101 de Ronda, la madre de todas las carreras, la prueba que hace meses hubiese definido como “el gran reto de la temporada”, o algo parecido. A estas alturas ya ni tengo claro que yo tenga “temporada”, ni “gran reto” ni nada que se le parezca. Pero bueno, como quiera que el amigo Hoffman -él sí, el sí que sí, él se va a salir este año- me pide que le cuente cómo llevo las cosas, que mi entrenador pasa de vez en cuando y se informa de mis incumplimientos, como, en definitiva, habiendo llegado hasta aquí (con el diario, quiero decir), por un par de semanas que quedan no lo vamos a estropear , os cuento:

 Tras Sables, veintitrés días, veintitrés, completamente parado. Sin correr, ni andar, ni nada parecido ni un metro ni medio. Cojo, curando la p.herida que se me hizo, comiendo, bebiendo, celebrando, en fin…

La semana pasada ya salió un poco mejor: el lunes un rodajito playero de media hora, o, para ser exactos, 15´+ 15´con descanso en medio. En la grata compañía de Coppi, Josep1 y “Ron”. Me sirvió para confirmar mi penoso estado de forma. Martes a jueves, más descanso. Viernes, sábado y domingo, Macrofondo.

 ¿Macro…qué?

 Macrofondo. La Macrofondo de la Comunidad Valenciana, 25ª Edición, este año Navajas-Segorbe-Alcublas-Villar-Casinos-Pedralba-Villamarchante-Valencia, 133km. en tres etapas (37+47+49).

De los cuales, el viernes hice únicamente 1h.50´, la primera hora corriendo, como pude, con el grupo de cola, hasta que me reventaron, los restantes 50´de paseo, en atrancada subidita hacia la Cueva Santa. Unos 12-13km., calculo. Y a la furgoneta a leer la prensa. El sábado fué mi mejor día. Salí solo, a mi aire, un rato antes que el grupo y pegando un buen recorte al itinerario oficial. En 3h.18´hice 28km. muy interesantes, la primera hora corriendo el 80% del tiempo -ocho minutos de cada diez-, la segunda el 70%, la tercera el 50% y los últimos 18´trotando un poco cuando me apetecía. Muy bien. Ayer, domingo, me planté con un taxi en Villamarchante, a 32km. de meta y desde ahí me organicé para, siempre en solitario, llegar lo menos perjudicado posible. Sin mirar el reloj, trotando un poco cuando me apetecía, trotecillos cortos, de como mucho doscientos metros, el resto del tiempo andando. Me recorrí todo el Parque Natural del Turia, precioso, por cierto, 32 km. en 5h.30´.

Al final casi once horas por el mundo en tres días, unos 75km., calculo a ojo de buen cubero, una razonable ayudita física y, sobre todo, psicológica, para Ronda.

Algún año de estos, por cierto, habría que llegar a la Macrofondo en condiciones. Joder, es una pena no poder ir con el grupo, precisamente con ese grupo, historia viva del atletismo popular valenciano, tipos duros, míticos, legendarios que, sin darse ninguna coba se juntan año tras año para darse un rulo de ciento y pico kilómetros por los parajes más bonitos de la Comunidad por el mero placer de hacerlo, sin medallitas, sin ruido, sin publicidad, casi clandestinamente.

La comida de ayer, por cierto, en la que se homenajeó como se merecen a los veintitrés pioneros, los que corrieron hace 25 años la primera edición, gratísima, entrañable, emocionante. El maestro Toni Lastra contando anécdotas de entonces, la gente muy a gusto, abrazos, lagrimitas, recuerdos para los que se fueron para siempre, fotos, regalos, che, una gozada.

Que en el fin de semana he cogido un poquito de peso es sólo relativamente noticia. Juntándome con semejante banda, qué otra cosa podía esperar.

Agradecidos, ilusionados saludos.