Hola amigos, muy buenas.

Se terminó la buena vida, la jarana, las copas, las comidas, el hacer el golfo. Al menos el hacerlo como en estos dos o tres útlimos años, sin medida, a saco, sin límite ni control.

A partir de ahora en este sitio se va a volver a hablar de atletismo, de carreras, de entrenamientos. Volvemos a tener una meta, un objetivo, una ilusión. Todo surgió el pasado martes, comiendo con una banda de corredores, amigos, buena gente, sí, pero despiadados cuando de apostar sobre seguro -creían, creen, ellos- se trata. Desalmados que poco menos que nos atracaron, piensan ellos, a Josep1 (José Manuel Gimeno, para los no iniciados) y a un servidor, 192kg. entre ambos al apostar, unos a que no terminaremos la Marato i Mitja 2012, otros, ya recreándose en la suerte, piensan ellos, ilusos, exigiendo, además, que lo hagamos en menos de 10h.45´. Pues nada, chavales, vamos a por vosotros, a por vuestras comidas, vuestros almuerzos, vuestra moral.

De momento vamos haciendo saliditas por la playa, de media horita alternando andar y correr, eso sí, con la moral por las nubes y terminando indefectiblemente con unos baños de esos de Mastercard. Ya vendrán tiempos más exigentes. El 17.06, por ejemplo y sin ir más lejos debutamos como pareja de baile, el Duo Carpanta, como nos llama Josepepe -tranquilo, amigo, donde las dan las toman y por la boca muere el pez y el Josepez-vamos a empezar a exigirnos un poco en la V Marcha de no-sé-qué por el Monduver, nocturna. También está prevista la de las playas de Valencia, 4km. el 8 de julio y, probablemente, un garbeo por el Montgó, con su arrocito en casa, el 17.07.

Ya lo dijo Enrique V, digo William Shakespeare: “Todas las cosas están listas si nuestras mentes lo están.” Pues eso.

Ilusionados saludos.

P.C.: La foto, una de las que mejores recuerdos me evocan, es de mi primera visita a la Pedriza, en 2001, en compañía de los que hoy son ya viejos camaradas, gente a la que adoro. Ese día supe, por primera vez, que aquel reto “imposible”, entonces la maratón de Valencia 2002, estaba al alcance de mi mano, que todo era tan sencillo como creérselo uno, no dudar y disfrutar del camino. Hoy, como entonces… ¡¡Va por Ustedes!!