Hola amigos, muy buenas.  

 LLevo unos cuantos días tratando de que la idea no vaya más. Pero claro, no es fácil. El viernes me encontré por el río con Eduardo Aguilar, “Chemaño”, ayer sábado me cruce en la bici con Javi Abel, “Zorol” y con Rafa, “El Pirata”, hoy está P. en Niza, con todos ellos he compartido tanta felicidad en Austria 2007 y Suiza 2008. Además, lo tengo pagado, joder, lo tengo pagado, joder, lo tengo pagado, joder, lo tengo pagado, …

 Salgo de la ducha y me veo el tatuaje, en el hombro, el logo, siempre el puto logo. Me vengo al despacho a trabajar un rato, sí, ya sé que es domingo, qué se le va a  hacer. Abro el PC y el puntero del ratón se me va solo, porque él quiere, sin yo hacer nada, y abre una foto que anda por ahí, por el escritorio:

Y, claro, quieras que no….

De momento esta semana he salido a correr cuatro días, siempre la media horita del novato debutante, alternando correr y andar. Dos días 3´5C/1´5A y los otros dos 4´C/ 1´A.

Nadé el miercoles 500m., 100 + 300 aletas +100. Ayer hice algo de técnica en la piscina de casa de mi amigo Felipe, estaba por allí su sobrina, nadadora semi-profesional, me estuvo observando y corrigiendo cositas.

Con la bici de verdad, la Isaac, solo he salido un día, ayer sábado, Valencia-Alzira, unos 40km., 2h.05´. Pero he usado la de paseo como medio de transporte por la ciudad en otras tres ocasiones, 33km. más que podemos anotar.

Y una única sesioncilla de gimnasio, el lunes.

 Vaya, que sin ser todavía entrenos dignos de ese nombre, poco a poco, despacito, en fin, ya veremos.

 Y la foto, claro, la puta foto. Quién me mandaba a mi abrir la fotito hoy, precisamente hoy, que quedan quince semanas. ¿Quince semanas, dices? No son muchas, desde luego, pero vaya, bien aprovechaditas dan de si….

Lo tengo pagado, joder, lo tengo pagado, joder…

 Ilusionados saludos.

 P.C. Tengo que hablaros un rato de estos de un garito, Restaurante Oleo, frente a las Atarazanas, al que llevo unas cuantas visitas este último mes y medio. Se supera por momentos. Anoche cené con Mar y tuvieron un par de detalles de servicio de los que ya no se ven por ahí. Muy, muy recomendable.

De nada.