Hola amigos, muy buenas.

 Para acabar, algún día, pareciendo medio triatleta, lo mejor será empezar a contar las semanas como ellos/ustedes/vosotros. La pasada, en consecuencia, la denominaremos “Semana -14”.

Dos sesiones de natación, una en piscina (750m.), la otra en la playa (12´) . Otras dos de carrera a pie (34´cada vez, alternando correr 8´/andar 2´/8´/ 2´/ 12´/2´). Una de gimnasio suave. Un par de días usando la bici de paseo como medio de transporte. Y las dos salidas de bici del fin de semana. La del domingo normal, sin novedad, Villalonga-Gandía-Grao-Oliva-Oliva Nova-Villalonga, unos 40km. en 1h 45´. La del sábado…

 

La del sábado espectacular, inenarrable, con la bici de montaña. Sesión constitutiva, debut del grupo de ciclismo turístico deportivo de la Falla. Hace unos meses, cuando la Macrofondo, había hecho corriendo/andando los 30km. del Parque Fluvial del Turia. Tardé lo que entonces se me antojó un huevo y parte del otro. Ya digo, andando/corriendo. Pues bien, el sábado, con las bicis, tardamos más. Sí, sí, como suena. Más en bici que andando.

 El grupo de ciclismo de la falla (¿o debería, quizá, decir “la banda de la falla”?) , es de lo más variopinto. Bicis del año de la polka, sin cambio de marchas, de hierro, duras, pesadas. Gente con chanclas y con pinta de no haber subido en bici desde ni se sabe cuando. Una mamá con sandalias, su bici con sillita y una preciosa niña de tres añitos sentada detrás, como una reina. Un par de tipos con aires de ciclista de verdad, de esos con guantes y todo. Gordos de los más diversos formatos. Eso sí, con un buen humor, unas ganas de pasarlo bien, un espíritu de aventura, el ejercito de Pancho Villa, sí, pero bien divertido. Tren hasta Benaguacil y 50km. hasta el Puerto de Valencia, por el Parque Fluvial primero, por los Jardines del Turia, ya en la ciudad, después. Paradas, a descansar, a refrescarnos, a despertar a la niña que se ha dormido, a mojarnos los pies en el río, a reagruparnos, a charlar, che, a todo lo imaginable, no menos de quince o veinte. La del almuerzo “oficial” para haber tenido un video. De las abultadas mochilas empiezan a salir latas y latas de cerveza, sorprendentemente frías, botellas de vino D.O. Valencia, tomates de huerta, bocatas, papas, aceitunas, galletitas, dulces, un escándalo. Un avituallamiento para haberlo filmado.

Lo dicho, tardé siete horas, siete, que se dice pronto. Más de lo que había tardado en mayo en hacerlo andando/corriendo. En septiembre amenazamos con reincidir. Hasta con una ruta de 100km. se atreven ya, eso sí, en los días que haga falta.

En resumen, una semanita razonable. Una más, una menos.

 El peso mal, claro. De eso hablamos otro día.

 Ilusionados saludos.