Hola amigos, muy buenas.

Ayer, viernes, me hubiese gustado hacer la doble sesión de natación. Tampoco pudo ser. Sí hice la primera parte, la matinal, tempranito, a las 7 estaba ya en la playa, con el neopreno puesto. Nadé 20 minutos, variaditos, quizá con un poco más de crol que de los otros, sin novedad, sintiendome muy a gusto, con la sensación de estar haciendolo bien y terminé con una sensación parecida a “hoy hubiese podido seguir nadando horas y horas”. Luego ya el p.trabajo me complicó mucho el día, no pude volver a nadar por la tarde como me hubiese gustado. Y ya, para terminar el día, unos gintonics a última hora con cena en la falla, más copas, che, desastre total.

Hoy, sábado tenía planificadas 3h.30´de bici. Las he dejado en 2h.45´, no me encontraba nada bien. Medio resacosillo, el día inhóspito, gris, frío, otoñal, desapacible. Vientecillo helado, yo con un maillot azul sin mangas. Muy chulo, sí, del IM del año pasado, sí, de poderío, vale, pero sin mangas. Y con la impresión de tener una pinta de globero total que debía tirar de espaldas. ¿Cómo se llamaba el teletubbie azul? Con la fiel RAZESA, que ya de por si impone respeto el cacharro, más una riñonera azul de gluco-sport que regalaron en Mapoma 03, cinco años llevaba la pobre esperando que un día la sacase, sin agua ni bebida, ni geles, ni na de na, sólo frío y resaca. Total, que bastante he hecho con aguantar 2h.45´paseando la bici. Porque ha sido exactamente eso, un paseo, muy despacito, sin prisas, sin nada mejor que hacer que pensar un poco en mis cosas e ir dejando el tiempo pasar.

Lo dicho, no será el de hoy el entreno de mi vida.

Mañana triatlón de Valencia, cortito (1,5+40+10), el primero de la temporada. Ya os contaré. Ahora me voy con Mar a comer por ahí. En un momento dado os lo cuento también, si es que vale la pena.

Ilusionados saludos.