Hola amigos, muy buenas.

12

0

4

CH

Donde 12 son los kilómetros corridos en la semana (5 el lunes + 2 o 3 el viernes, en la prueba de esfuerzo, tal y como estamos todos cuentan + 2 ayer y otro tanto hoy, eso sí, ambas dos salidas completadas caminando hasta un total de unos 5).

0, obviamente, los corridos con mochila. De la que, dicho sea de paso, sigo careciendo. A ver si esta semana, en cuanto pase una cata de quesos que organizo el martes en la falla me relajo un poco y voy comprando todo lo que me falta.

CH = Chufa.

Las neuronas llevan una temporada queriendo rebelarse. Trataremos de mantenerlas a raya. El viernes me hice la prueba de esfuerzo. Obesidades al margen (21% de materia grasa es a todas luces obesidad), ritmos y umbrales al margen (8´/km como umbral aeróbico, 6´/km. como umbral anaeróbico no son, precisamente, datos para emocionarse uno), digo que al margen de eso, que más o menos ya se sabía, ya contaba con que no me iban a sacar a hombros, pues el electro en esfuerzo no dejó al médico satisfecho del todo. Hay alguna cosita, probablemente un “falso positivo” motivado por la presión que el diafragma (la barriga, o sea) ejerce sobre el corazón que hace que “la irrigación de este último a partir de unas determinadas pulsaciones no sea buena y se invierta la polaridad”. O algo así. Resumiendo, que quiere hacerme una eco antes de darme el “apto condicionado a que adelgaces” que será lo máximo que aspiro a obtener. El lunes sabré cuando me la hacen.

Por lo demás, el día 15 actuo en la falla, como cada año. Voy a aprovechar para ensayar todos los juegos de Sables. De hecho, si en esta semana me vuelven los pensamientos positivos igual hasta monto un decorado con arenas y demás. De hecho uno de los juegos que voy a presentar, un clásico de la magia, se llama así, “las arenas del desierto”.

Os dejo, chavales, me bajo al casal que hoy toca comida del Presidente. Luego campeonato de truc y a la noche musical de Nacho Cano. Lo dicho, ya descansaremos en el desierto.

Ilusionados saludos.

 P.C. De la semana cabe destacar, además, la comida del martes en Chocomeli, víspera de los análisis de sangre del miercoles. Y, por encima de todo, la espectacular cena del jueves con Xelvatico y Mari Carmen, de lujo, quisquillas, percebes, gambas, berenjena rellena, judias con perdiz, bacalao a la riojana, quesos, postres, cava, alvariño, ribera, más cava, más alvariño, gintonics casi perfectos y al día siguiente, habiendo dormido un rato, a la prueba de esfuerzo. ¿Falso positivo, dice el doctor? Bastante hice con llegar a la hora, como para haber tenido que llegar encima fresco y con ganas de correr.

 P.C.II, en el concurso mundial de paellas del viernes se consumó la injusticia, se evidenció que en este país se está perdiendo la dignidad. La mejor paella, con diferencia, de las 310 participantes se quedó sorprendentemente sin premio alguno. ¡Tongo!