Hola amigos, muy buenas.

 Me está costando más que otras veces coger el puntito ese de motivación, de ilusión, de ganas de hacer las cosas. Las hago, sí, más o menos, pero no como me gustaría, no como otras veces, no bien del todo.

Por ejemplo, nadar. Cuando no es por pitos es por flautas, siempre acabo encontrando algo mejor que hacer que ir a la piscina. Y las pocas veces que voy tampoco me salen entrenamientos dignos de ese nombre. La semana pasada dos ratillos, esta que estamos, de momento, se limita a 800m. ayer, yo solo, sin ganas de más. Puede que esta tarde, a última hora pase por la piscina y haga 1.000 o 1.200 más. O no, ya veremos. Pero no es plan. Me autoconsuelo pensando en que para los 101 de Ronda no me hace falta y que a partir del 10 de mayo ya nadaré en la playa, cada mañanita, que si esto, que si lo otro, pero, de momento, chufa.

También me está costando, y mucho, bajar de peso. Debe ser que soy aún más golfo de lo que yo pensaba, que ya es decir. Enero fue bien la cosa (de 99 a 91), febrero regularcillo (91 a 89), el inicio de marzo bien (89 a 87), pero fue llegar fallas y y Semana Santa y tirarlo todo por el aire, terminé marzo con 92 y pico. Y sí, es cierto que ya vuelven a ser 89,4, y supongo que están bajando, pero el tiempo se acaba, dentro de exactamente un mes es lo de Ronda. O sea que estas cuatro semanas van a ser decisivas. A ver si es verdad, joder, a ver si es verdad.

Por lo demás, tampoco se puede decir que haya nada que vaya especialmente mal. Sigo ahí, en el camino, dando una de cal y una de arena, pero sin dejarlo estar. El lunes descansé, el martes me limité a un maravilloso trotecillo matinal, 40 minutos por la playa, viendo amanecer, de esos que no tienen precio. Ayer, miercoles, hice doblete, la natación cutre (800m.), pero la carrera a pie muy bien, de lujo, para nota. Me tocaba una hora, incluyendo dos cuestas de 1km. y dos x 30´´ ” fuerza de carrera”. Como una cuesta de un kilómetro no tenía a mano, me fui a la del Parque de Cabecera, obviamente más corta. La subí cuatro veces: 2´28´´ la primera, recupero bajando al trote,  muy tranquilo (3´). La segunda, 2´10´´, me cuesta un poco más pero noto que tengo el día bueno, me siento fuerte, a gusto. Vuelvo a bajar en 3´.  Decido subir corriendo medio en serio. 1´58´´ en la tercera, las pulsaciones arriba como en los viejos tiempos, desbocaitas, me siento bien. De nuevo bajo tranquilo, otros 3´, en la cuarta y última echo el resto, 1´50´´. Muriéndome, claro, pero muy satisfecho. Ciento ochenta y pico pulsaciones. Controlo la recuperación, impecable, al minuto han bajado a 120 y a los dos minutos ya están en 96´. De puta madre. Vuelvo trotando, me caliento, me siento bien, aumento el ritmo, sobre 155ppm., voy a gusto. Como no sé qué es eso de la fuerza que he de hacer, opto por dos cambios de ritmo como los de la semana pasada, un minuto ritmo medio (más o menos al que venía) otro a saco y dos suavecillos para recuperar. Lo repito un par de veces y termino con tres minutos a saco, a reventar, con cuesta final para salir del rio incluida. De nuevo el pulsómetro a punto de estallar. En total, 59´de mucha calidad.

Hoy, como digo, ya veremos si al final hago algo o no.

Y mañana a Altea, al Campus que organizan Pablo y Serfinisher, a entrenar tres días de verdad, con triatletas de verdad. ¡Qué no me pase nada!

Ilusionados saludos.