Hola, amigos, muy buenas.

Lo había hecho todo más o menos bien. O, al menos, eso creía yo. Tres días de descanso en la semana (lunes, martes y sábado, víspera de la carrera), el miércoles sólo algo de natación sin más pretensiones,  1.200 metros variaditos. Y el viernes también poca cosa. 1h.10´de bici y transición de 20 minutos de carrera a pie (4 x 3´/2´) , como en los viejos tiempos, cuando éramos medio triatletas. El único día realmente exigente de la semana había sido el jueves, con un ambicioso “doblete”, 52´por la mañana, relajados, suaves, por El Saler, con “Ron” y otros 75´ seguidos por la tarde, fuertecillos, con cambios de ritmo, arenas blandas, puerto y playas, de lujo.

Había descansado perfectamente las dos noches previas, viernes y sábado, quitándome de en medio de sendas cenas en falla y con amigos, quedándome las dos noches en casita, calentito, a dormir como un señor,  mientras Mar se iba por ahi, de picos pardos.

Incluso había pasado por Evasión a comprar geles y unos cristales nuevos para las gafas de siempre, las adidas de las grandes ocasiones.

Cuando ayer me levanté, a las 7:00 y, como cualquier día de carreras, ¡qué tiempos, cuándo corríamos carreras como si tal cosa!, desayuné mi fruta tatareando lo del Gran Día, de Joan Manuel, estaba seguro, convencido al 100%, si no al 120%,  de que la Media Maratón de Gandía, último entreno largo pre-maratón iba a salir de escándalo.

Pero, al final, como digo en el título, los milagros se ve que son en Lourdes.

Si entrenas, lo poco que entrenas, andando y corriendo, ¿cómo esperas correr? Pues eso….

Si haces régimen un día sí y dos no, ¿qué coño se supone que vas a adelgazar? Pues eso….

Al final, 2h.29´36´´ de tiempo real, en mi reloj. Eso es lo que valemos, hoy por hoy, sin excusas, sin trampa ni cartón. Bien descansadito, bien mentalizado, con un buen amigo, José Berruezo haciéndome de liebre hasta el km. 7 en que no pude seguirle (luego le cogí en el 13 y ya fuimos juntos a meta, pero esa es otra historia), che, con todo a favor, dos horas y media. Eso es lo que hay.

La maratón sub 5h., ¿dices? Será la de Lourdes, porque lo que es la de Valencia….En fin, como dicen por Denia, tot menos apurarse, pagaremos las apuestas y, si Dios quiere, la terminaremos lo mejor que se pueda, que no en vano el tiempo límite lo hemos ampliado a las 6h. para algo.

JUNTOS PODEMOS.

Ilusionados saludos.